Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

CAPÍTULO XII

EL PARTIDO ESTALINISTA EN SUS COMIENZOS

 La autocrítica de Bujarin, Rikov y Tomsky cierra todo un capítulo la historia del partido. En su seno, nunca más volverá a desarrollarse una discusión pública: Los Congresos no serán lo sucesivo sino grandes paradas cuyas actas traducirán muy deformadamente las discusiones o desacuerdos internos. El Comité Central se ha convertido organismo puramente decorativo pero peso cada vez es mayor, pasando 40 miembros 1923 52 1924 71 1927. diferencias manifestadas por derechistas Politburó fueron, durante cerca treinta años, últimas trascender al exterior. divergencias políticas -que siempre existen- arreglarán núcleo aparato cenáculos dirigentes. Ciertamente han desaparecido tendencias facciones, ocupan lugar clanes camarillas, vínculos interés personal afinidades políticas; ya producen políticas, meros arreglos cuentas.

 Puede uno preguntarse si los viejos bolcheviques Ríkov, Tomsky y Bujarin, al tiempo que "confesaban" sus errores, habían medido el alcance del último acto político de su carrera y valorado en sus justas proporciones la hondura del cambio sobrevenido en la propia naturaleza del partido que les exigía esta claudicación, es decir, un verdadero suicidio moral. Arthur Rosenberg sugiere que, con independencia de su voluntad, se habían convertido en los virtuales líderes de una oposición organizada de los elementos neo-burgueses: una franca resistencia por su parte hubiera representado un impulso a la lucha para todas las capas pro-capitalistas que aún eran numerosas y fuertes en la sociedad rusa y, de esta forma, ellos mismos habrían puesto en marcha la marea contrarrevolucionaria fomentada por la política de Stalin [1]. Trotsky se aproxima mucho a esta interpretación de su actitud cuando escribe en octubre de 1928: "De grado o por fuerza los derechistas no tiene más remedio que meterse en el agua fría; es decir, intentar solventar su polémica con Stalin más allá del aparato (...) Para enfrentarse seriamente con el centro, tendrían que haber clamado, con toda la fuerza de sus pul­mones, con un tono ultra-reaccionario, es decir, con un tono de Thermidor. Pero para obrar así le falta estómago a Bujarin. Ha metido el pie en el agua fría, pero tiene miedo de sumergirse en ella. Permanece inmóvil y tiembla.... de valor. Tras él, Ríkov y Tomsky, contemplan lo que está ocurriendo, dispuestos a hundirse en la maleza en cualquier momento" [2]. En definitiva, durante el mes siguiente, Bujarin, Rikov y Tomsky se niegan a sumergirse en el agua fría, como habían hecho un año antes al negarse a la alianza con el diablo Trotsky en el infierno de un "bloque" en favor de la democracia. Hay que resignarse a no poder responder a la cuestión de saber si han comprendido o no que, con este proceder, con­firmaban su propio destino y el del partido bolchevique sucumbiendo bajo el peso de sus contradicciones.

 El historiador del partido se da cuenta enseguida de que en realidad la cuestión es otra: la cantidad se ha convertido en calidad, el objeto de su investigación ha cambiado de natu­raleza. La historia oficial se vuelve prácticamente inservible, pues cada giro le da una nueva forma y el pasado se presenta en función de las necesidades políticas inmediatas: a partir de 1931, Yaroslavsky, el historiador oficial de los años de lucha contra la oposición, es acusado por Stalin de haber cometido "errores de orden doctrinal e histórico" y ninguno de sus sucesores disfrutará de mejor suerte ya que los amos del momento quieren borrar hasta el nombre de sus adversarios; el hecho de cubrirles de injurias no será ya una excusa del crimen que supone haberlos citado. Por otra parte Stalin da buena prueba de su concepción de la historia al exclamar -en su diatriba contra el desdichado Slutsky que ha osado afirmar que Lenin nunca había "desenmascarado" antes de 1914 a los socialdemócratas alemanes, basándose en la inexistencia de documentos que así lo prueben: "¿Quién sino un burócrata incurable puede fiarse de los meros papeles llamados documentos?" [3].

 La prensa suministra algunos elementos de información sobre el partido incluyendo las actas levantadas acerca sesiones del Comité Central por los secretarios regionales. Pero estas informaciones sólo ofrecen aquellos datos que la dirección quiere poner en conocimiento miembros con su publicación. corresponsales extranjeros, a se mantiene al margen y suelen carecer formación necesaria, suplantan descripción o análisis ficción. Durante años único material fiable cuenta investigador es aportado Correo Socialista publica menchevique Nikolaievsky >Boletín de la Oposición que publican Trotsky y su hijo León Sedov en el exilio y que recibe informaciones sólidas y contiene los puntos de vista y los análisis de los documentos oficiales que lleva a cabo el jefe de la oposición. Algunos años más tarde empezarán a publicarse los relatos de los extranjeros escapados de Siberia, Víctor Serge, Antón Ciliga, las revelaciones del hombre que firma "El viejo bolchevique" y asimismo las de Walter Krivitsky. Se hace posible el colmo de algunas lagunas, no obstante, hay que desconfiar de las "memorias" cuya edición se multiplica en Occidente, pues algunas de ellas no reflejan sino el mero afán de explotación comercial de una curiosidad perfectamente legítima, presentando todas las características de este tipo de literatura, entre las cuales destacan la búsqueda del sensacionalismo y el gusto por lo escandaloso. Los laboratorios especializados, dirigidos generalmente por competentes tránsfugas, suelen estar demasiado obviamente animados por una sistemática hostilidad como para poder aportar a la investigación una contribución que pueda ser utilizada sin grandes precauciones.

 Será preciso esperar el fin de la guerra para que el material que se encuentra a disposición de los estudiosos se enriquezca sustancialmente: numerosas "personas desplazadas" pueden así aportar su testimonio acerca de ciertos períodos oscuros o hechos inciertos. No obstante, habrá que tener en cuenta el hecho de que los emigrados suelen intentar justificarse, sobre todo ante si mismos, y, al mismo tiempo, complacer al investigador o al público. Los servicios americanos que se dedican a la investigación del material, cuentan ciertamente con colaboradores competentes y honestos, pero su deseo de probar determinados extremos y de "ser útiles" suele falsear la objetividad general de sus investigaciones desde la elección misma de las cuestiones y de los polos de interés. En medio de este material poco fiable, existe empero una excepción de gran importancia: los archivos del comité regional de Smolensk que cayeron en manos de los alemanes en 1942. Durante la retirada nazi, los americanos se hicieron con ellos y el investigador Merle Fainsod pudo entresacar de los archivos una documentación de primerísima calidad, sin equivalente hasta la fecha, en la cual se incluían informes secretos de la G.P.U., actas de las discusiones de los comités, declaraciones ante las comisiones de depuración, correspondencia entre cargos oficiales, peticiones obreras, cartas dirigidas a los periódicos, etc... Por fin, a partir de 1953, las primeras informaciones acerca de la U.R.S.S. referentes incluso al período estalinista, son suministradas por los nuevos dirigentes. El informe de Jrúschov al XX Congreso, sus nuevas "revelaciones" ante el XXII Congreso y asimismo, las de los delegados, periódicos y revistas, permiten comprobar las hipótesis: las informaciones de Trotsky, Serge y Krivitsky se confirmarán en lo esencial y en algunos casos serán completadas sin que por ello se pueda tener la seguridad de que otros secretos, precisamente por el hecho de estar mejor custodiados, no duerman aún en los archivos del Kremlin o en la memoria de Jruschov y de sus colaboradores personales. No obstante, un esbozo general empieza a ser factible.

 Stalin, dueño de la situación

 El hecho indudable, a partir de 1930, es que Stalin ha pasado dominar en solitario la escena política convirtiéndose dueño y señor del partido. El oscuro >komitetchik de Bakú no era en tiempos de Lenin un personaje secundario; sin embargo tampoco era una figura de primer plano. Como escritor es enormemente gris, su oratoria es pesada, adora los silogismos y las repeticiones y hace gala de un gusto manifiesto por las letanías, éstas son las razones de que ninguna de las brillantes personalidades que rodean a Lenin le preste demasiado interés. Su carácter rencoroso le ha deparado innumerables adversarios; pero se trata también de un hombre trabajador, organizador y tenaz que sabe cómo utilizar a los demás. Primero opta por la oscuridad y el trabajo poco espectacular: al igual que Ebert, con quien ha sido comparado muchas veces después de que Trotsky lo hiciera, se instala en el partido como la araña en el centro de su tela. Como militante práctico, carente de ideas generales, se apresura a rectificar sus errores tras la vuelta de Lenin en abril sin apartarse en lo sucesivo ni un ápice de las posturas del líder en sus intervenciones públicas hasta la muerte de aquél. Su máxi­ma preocupación es la eficacia: entre los bolcheviques diri­gentes este viejo-bolchevique aparece en seguida como indis­pensable. Es de los que "trabajan" cuando otros polemizan o adoptan poses cara a la posteridad, de los que "construyen".

 Los conflictos con Trotsky durante la guerra civil no corren el riesgo de apartarle mayoría los viejos bolcheviques sino, todo lo contrario. En 1917 preconiza conciliación, unidad, protege a Zinóviev y Kámenev, minimiza desacuerdos. Cuando 1922 se convierte Secretario General, es Lenin que apoya su candidatura, afirmando gran mérito Svérdlov había sido que, tiempo ostentado este cargo, producido ningún conflicto digno mención. modesto, rinde pleitesía Trotsky, "Organizador victoria" y, período 1923-24, parece constituirse elemento moderado troika. Son Kámenev hacen objeto ataques mas violentos. Al mismo refugia tras postura del Comité Central condena oposición como "anarco-menchevique", Stalin insiste precisar cuanto él refiere, ni un momento ha pensado colocar entre mencheviques. También opone sus aliados estos pretenden expulsar denunciándoles posteriormente por haber "reclamado sangre verse seriamente amenazado ruptura pero le salva recaída enfermo; discute cargos contra constan "testamento", presenta dimisión retira hasta ruega haga, prometiendo entonces corregir brutalidad.

 Cuando la troika se desintegra, él no encuentra entre las figuras de primera fila, pero introduce en contienda, primer lugar para defender a Bujarin cuya "sangre" exigen, según él, los leningradenses. presenta siempre como viva encarnación decisiones del partido, portavoz su voluntad ymantenedor unidad. obstante, con este proceder da firmeza postura: cuenta toda una serie adláteres Mólotov, Kaganóvich, Rudzutak y Kirov que son primeros cantar sus alabanzas. Kámenev, denuncia el "culto al jefe", le replica partido conoce sino dirección colectiva. esta forma va emergiendo paulatinamente medida desaparecen rivales: es enemigo número uno opinión Zinóviev aquel quien Trotsky estigmatizaba "sepulturero revolución mismo ve "nuevo Gengis Khan". Cuando Krúpskaya capitula, circula rumor que, respecto ella, ha utilizado unos procedimientos innobles; rumoreaba había empleado unas informaciones policíacas sobre vida privada Lenin amenazarla "fabricar otra viuda". Ello todo punto inverosímil si tiene fue precisamente grosería Stalin provocó momento carta ruptura aquél. Mas éstos meros rumores, elementos "reputación amenazadora dice Pierre Naville, joven comunista llega Moscú 1927 visto revestido "bonachona apariencia dueño clandestino situación" afirmando también: menudo atribuía, además energía, un cierto sentido común falta genialidad" >[4]. En cualquier caso, en 1928 son sus discursos los que indican los virajes. Su interpretación de las resoluciones es la que prevalece. Poco a poco, emerge públicamente en el papel que desempeña realmente desde hace años: sus fotos aparecen en la prensa, el país entero celebra su cumpleaños. Enseguida se convertirá en un icono viviente pero, en el ínterin, se contenta con el papel de sumo sacerdote.

 Una ideología oficial: el leninismo

 Kámenev ha sido el primero en referirse al "leninismo" en un articulo fechado en marzo de 1923. Todo el partido le imita. El "leninismo" sirve para ser enfrentado con el "trotskismo". En 1924, Stalin publica Los problemas del leninismo en 1926, como réplica al Leninismo de Zinóviev, Las cuestiones del leninismo, donde expone una serie de proposiciones dogmáticas apoyadas en citas del maestro. Seis años antes, durante el IV Congreso de los Soviets, Lenin seguía repitiendo que la victoria de la Revolución rusa no se debía "a los méritos particulares" del pueblo ruso, ni a una "predestinación histórica", sino a todo un "concurso de circunstancias". También afirmaba: "Sé perfectamente que esta bandera está en manos débiles, que los obreros del país más atrasado no la conservarán si los obreros de los países avanzados no acuden en su ayuda. Las transformaciones socialistas que hemos llevado a cabo en muchos aspectos son imperfectas, débiles e insuficientes: han de servir de indicación a los obreros avanzados de Europa occidental que se dirán: Los rusos no han comenzado en buena forma, todo lo que tenían que hacer" [5]. A la sazón, Stalin afirma que la U.R.S.S. es la "patria de la teoría y de la táctica de la revolución proletaria" y "Lenin el creador de esta teoría y de esta táctica y el jefe indiscutible del proletariado internacional" [6]. Su articulo de "réplica a los trabajadores koljosianos". inserto en la Pravda del 30 de julio de 1930, no contiene menos de diecinueve citas de Lenin y desde luego no constituye ninguna excepción a este respecto.

 La insistencia sobre la calidad de dogma perfectamente elaborado que se atribuye al leninismo permite acentuar noción "desviación palabra apareció en marzo 1921 y fue empleada por Lenin respecto a oposición obrera, definiéndola entonces como una tendencia inacabada aún puede corregirse. A partir 1924, todas las divergencias convierten "desviaciones alejan "objetivamente sus mantenedores del tal lo define el Comité Central. En efecto, en boca de Stalin, que a su vez recoge la expresión de Zinóviev, el partido debe ser "monolítico", la unanimidad y la fuerza son la "característica de los comunistas": el partido está "fundido en una sola pieza", es "macizo", "férreo", de "acero" "completamente tenso". "Resulta casi innecesario, escribe Stalin, demostrar que la existencia de facciones provoca la formación de varios centros lo cual supone la ausencia de un centro común en el partido, la fragmentación de la voluntad única" [7].

 Atacar a la dirección del partido y su aparato significa pues atacar al propio partido, "romper columna vertebral "debilitar disciplina", es decir "minar los fundamentos de dictadura". Para que una discusión estalle, preciso haya sido "introducida fuerza el deber dirigentes precisamente "resistir asalto", ya "durante construcción socialismo, está rodeado enemigos, cuando cuenta con un número enorme tareas prácticas en campo actividad creadora por ello incapaz concentrar cada ocasión atención sobre las divergencias opinión seno partido. "no necesita modo alguno polémicas prefabricadas, ni tampoco tiene qué transformarse club discusión, contrario debe convertir trabajo constructivo algo general (...). teoría según cual se puede “vencer” elementos oportunistas mediante lucha ideológica asimismo, “superar” dichos ámbito único, podrida peligrosa amenaza condenar parálisis"[8]. Esta es la razón de que las diferentes oposiciones, sea cual fuere su tesis y el momento de su aparición, aportan como único resultado la revitalización de los "enemigos de la revolución y del proletariado", "abriéndoles la puerta" y "trazando su camino". Los oposicionistas les hacen "objetivamente" el juego a los guardias blancos: no obstante, si una vez amonestados por el partido insisten, ello supone que la "lógica de su enfrentamiento" "les arrastra" al bando de los reaccionarios y de los imperialistas. Y si el historiador Slutsky afirma que no se poseen documentos que prueben que Lenin había "desenmascarado" con anterioridad a 1914 el "centrismo" de Kautsky, si finge creer que "la existencia de papeles o documentos basta para demostrar el verdadero espíritu revolucionario y la auténtica intransigencia bolchevique", debe ser porque pretende "pasar su contrabando antileninista"... A partir del momento en que "el trotskismo se configura como un destacamento de vanguardia de la burguesía contrarrevolucionaria ", "el liberalismo respecto al trotskismo, incluso después de haber sido vencido y haberse camuflado convenientemente, no es sino una pura imbecilidad que aboca al crimen y a la traición en. detrimento de la clase obrera" [9].

 La única justificación que Stalin puede ofrecer a estas afirmaciones, estos procedimientos intelectuales, defectuosos desde el punto de vista la mera lógica formal y antagónicos al conjunto obra Lenin, prueba del carácter "leninista su concepción partido es condena las fracciones emitida en 1921. Aquella medida excepcional, adoptada pleno retroceso, momento mayor peligro, aquel "estado sitio", constituye opinión régimen normal, regla impuesta por Lenin. Después XV Congreso, completará edificio con generalización práctica "crítica autocrítica", afirmando pertenecen propia "naturaleza bolchevique constituyen base dictadura proletariado". "."Si nuestro país, afirma presencia una asamblea funcionarios moscovitas partido, un país encabezada comunista, no comparte ni compartir poder ningún otro está claro somos nosotros mismos los debemos desvelar, denunciar corregir nuestros errores querernos ir hacia adelante, pues resulta evidente nadie mas desvelar o nuestras faltas"[10]. Tanto la crítica como la autocrítica deben entenderse en el contexto de la "línea" fijada por el partido y se refieren a su aplicación. La crítica tiene por objeto desarrollar la autocrítica, motor de los progresos y de la mejora del partido: una y otra constituyen de hecho un látigo en manos de una dirección que es la única en poder afirmar la existencia de una falta y que siempre desvelará los errores de aplicación de la línea por parte de los funcionarios, por ser ella misma quien la determina e interpreta y dado que nadie puede criticarla so pena de exponerse a la acusación de "desviarse de la línea" y de "reflejar objetivamente" la presión de las "fuerzas contrarrevolucionarias".

 La pirámide burocrática del aparato

 Los diferentes oposicionistas y en alguna ocasión el propio, Stalin, se complacieron comparar al funcionario medio de la Unión Soviética con Pompadour, administrador-reyezuelo burócrata que puso escena Scherdrin una sus famosas sátiras. concepción vida política, tal como fue definida por Stalin aparece trasluz su recreación del leninismo, no podía nacer desarrollarse más un social marcado espíritu burocrático definitiva, constituye rasgo distintivo sociedad rusa desde los tiempos Pedro Grande, comprimido durante instante auge revolucionario pero impone nuevo periodo reacción sigue a guerra civil pronto termina dominar partido. Resulta indudable que, las cumbres aparato, hombres siguen siendo mayoría mismos encuadraban obreros campesinos 1917: 121 miembros Comité Central elegidos XV Congreso, 111 eran ya bolcheviques antes 1917. proporción es menor comités centrales repúblicas donde ascienden 22,6 100, mientras regionales 12,1 100 provinciales sólo representan 11,9 >[11]. Cierto número de historiadores ha llegado a la conclusión de que existía una vinculación directa entre los apparatchiki de los años 30 y los komitetchiki de antes de 1917.

 Se trata por supuesto de una afirmación defendible pero contra la que parecen atentar ciertos hechos. Por ejemplo, es indudable que hay más antiguos "clandestinos" del partido en las prisiones y lugares de deportación o en los cargos subalternos que en el propio Comité Central. Lo más importante es que los bolcheviques veteranos han cambiado de mentalidad desde la época en que su vida estaba marcada por las huelgas, las manifestaciones y las estancias en prisión o en los campos de deportación. Al establecer la génesis de los burócratas que se han originado en las filas de los bolcheviques, Sosnovsky ha subrayado el papel de ciertos factores como el que denomina humorísticamente "auto-harem". Los viejos bolcheviques que ocupan los cargos responsables no son ya militantes, combatientes clandestinos, difusores de octavillas, encubridores, oradores de asambleas-relámpago o agitadores: ante todo son funcionarios que como tales tienen que enfrentarse con importantes tareas materiales, responsables ante los superiores jerárquicos que deciden sobre el curso de su carrera y que disponen de una gran autoridad sobre la masa de militantes de base y más aún sobre los sin-partido, gozando además de una serie de privilegios, de hecho y de derecho, que hace que se les trate como jefes, designándoseles con los mismos nombres que se utilizaban en tiempos del zar: tchinovniki o ziachaltziki. Sonpor ejemplo, viejos bolcheviques los que provocan con su conducta, digna de barines del antiguo régimen, el escándalo de Smolensk, descubierto y denunciado en mayo de 1928. Los responsables regionales del partido y de los soviets son acusados de "corrupción", de "embriaguez" y de "excesos sexuales". La investigación que se inicia en Moscú será silenciada para no soliviantar a la oposición obrera. Mas no resulta menos cierto que el informe secreto de Yakovlev señala que, en una factoría cercana a Smolensk, donde el 50 por 100 de los trabajadores son miembros del partido, los funcionarios responsables han podido abusar impunemente de las jóvenes obreras, precisamente por la importancia de sus funciones y por el peligro que suponía para ellas resistirse a su capricho [12].

 Todos estos hombres tienen diez años más que cuando se produjo la revolución; los años de lucha y de padecimientos parecen justificar los privilegios de que disfrutan así como, una autoridad que, en muchos casos, les proporciona una total inmunidad. Además, los viejos bolcheviques del aparato permanecen sumisos a quien les. proporciona su cargo, pues pasado no les hace automáticamente acreedores privilegios o la benevolencia: para ello deben situarse políticamente dentro de línea oficial. militantes cuya carrera se ha iniciado en tiempos guerra civil son, por y el régimen que han conocido, cuadros más disciplinados todavía sumisos: Comité Central sólo hay diez ellos, pero integran 57,2 100 miembros comités centrales las repúblicas 63,9 regionales, obstante, menos mitad responsables organismos base pertenecen esta generación. Una proporción importante regionales provinciales 50,9 secretarios locales fábrica están integrados personas afiliado 1924 tarde, es decir son gentes sus funciones permanencia ellas fidelidad disciplina lucha contra diferentes oposiciones, era revolucionaria, sobrepasada tiempo, parece pertenecer otro mundo.

 Al ser expulsado Tomsky del Politburó en junio de 1930 y Ríkov diciembre mismo año, tal órgano queda inte­grado exclusivamente porapparatchiki, porhombres cuya carrera ha discurrido paralelamente a la de Stalin y con el cual colaboran estrechamente cuando menos desde 1921: Voroshílov, Kalinin, Kaganóvich, Kirov, Kossior, Kuíbyshev, Ordzhonikidzé y Rudzutak. El Secretario General controla por completo el Politburó: no existe ya la menor posibilidad de que la omnipotencia del secretariado vaya a ser discutida, ni siquiera por el Comité Central o incluso por el Congreso, pues un 75 por 100 de sus delegados son funcionarios permanentes del partido en 1927. Según Mólotov, se puede estimar en 25.000 el número total de los miembros del aparato, es decir que éstos se encuentran en la proporción aproximada de uno por cada cuarenta miembros del partido.

 Hasta 1930 el organismo fundamental del secretariado es >Orgaspred, constituido en 1924 por la fusión de la sección de Organización, la de Instrucción y el Departamento de Asignación. A partir de esta fecha, su actividad se extiende al nombramiento de todos los responsables del partido en los diferentes niveles, partido, soviets, sindicatos y administración económica, así como, a su formación y control, mediante el envío de instructores y directivas y la celebración de conferencias y de viajes de inspección. Al disponer de un fichero extremadamente detallado, este órgano nombra, sustituye y decide las promociones y sanciones de todos aquellos que ocupan los puestos clave. Entre 1928 y 1929, lleva a cabo, 8.761 nombramientos y más de 11.000 entre 1929 y 1930. Por estas fechas es reorganizado y dividido en dos secciones: el servicio de instrucción y organización, revitalizado y concentrado exclusivamente en los nombramientos para los puestos del aparato del partido, y el de los nombramientos que destina y traslada a los miembros del partido dentro de la organización económica y administrativa. Además de estas secciones existen otros cuatro servicios de los cuales el más importante -y el menos conocido- es el "servicio especial", dirigido por Poskrébyshev, jefe del secretariado personal de Stalin y en el que se ha iniciado, a partir de 1925, la carrera de apparatchick de un joven muy prometedor, Jorge Malenkov ingresado en el partido en 1920, y que será el responsable de la organización e instrucción para la región de Moscú desde 1930a 1934.

 La omnipotencia de este aparato central que dispone unos 800 miembros permanentes al principio la década los treinta, no debe crear imagen una centralización total y directa. El es pirámide: autoridad departamentos centrales se extiende hasta comités regionales que, más allá zona en comparten su poder designación con secretariado, tienen a disposición un campo acción soberanía aspecto hace absoluta hecho ya derecho. archivos del comité regional Smolensk revelan claramente esta jerarquización autoridad, así como reparto entre diferentes niveles lo rusos llamannomenklatura, es decir la responsabilidad de los nombramientos [13]. El comité regional está dividido en siete secciones que se refieren a la propia organización del partido, a los transportes y la industria, a la agricultura, a los asuntos soviéticos, a la agitación y a la propaganda, a la enseñanza, al trabajo cultural y educativo. Cada una de ellas está encabezada por un director auxiliado por un número variable de instructores, por ejemplo, ocho en la sección "partido" y once en "agricultura" en esta región de carácter marcadamente rural. En total los siete directores cuentan con 35 instructores y proveen 2.763 puestos. El trabajo de la primera división consiste en controlar la actividad de los 80 radios -circunscripción administrativa que se extiende por lo general alrededor de un pueblo-mercado- y del propio Smolensk, así como, la organización regional de los jóvenes comunistas. Su nomenklatura comprende 596 puestos, pero 83 primeros secretarios de radio y 52 segundos deben ser confirmados por el Comité Central. La segunda división cuenta con 322 puestos en su nomenklatura, pero los directores de fábrica y los administradores designados por ella son propuestos por los correspondientes Comisariados del Pueblo, disponiendo por otra parte las autoridades locales de la facultad de nombrar a los secretarios de los comités de fábrica del partido y de los pertenecientes a las secciones sindicales. La tercera división debe tener en consideración las propuestas del comisariado de agricultura para los directores de sovjoses y de M. T.S. [14], pero cuenta con autonomía para el nombramiento de los presidentes de koljoses. De esta forma, cada división tiene dentro de su ámbito de nomenklatura unas designaciones que le pertenecen en exclusiva al lado de otras que comparte.

 El comité regional, que tan de cerca controla todos los sectores la vida región Smolensk y a su vez guarda estrecha dependencia con el Secretariado General le nombra -y puede destituirlo capricho-, es única autoridad regional. Desde 1931 1937, dirigida exclusivamente, aunque se opere control directo del General, por un grupo tres hombres: Rumiantsev Chilman, primer segundo secretario partido respectivamente, Rakitov ostenta al mismo tiempo Cargo>de presidente del Comité Ejecutivo de los soviets de la región, y por tanto de representante de la autoridad soviética, pero que tiene el mismo ascendiente frente a Rumiantsev que Kalinin, presidente del ejecutivo, pan-ruso, respecto de Stalin. Las órdenes y directrices llegan por medio de los organismos del partido, por este canal de secretario a secretario. El comité regional del partido es el encargado de designar el comité ejecutivo del soviet de radio así como, su presidente y vicepresidente. A este respecto, Merle Fainsod ha encontrado en los archivos de Smolensk una circular del segundo secretario regional Chilman en la que protesta contra el hecho de que las elecciones para el congreso regional hayan sido realizadas en una reunión del partido sin que el comité regional haya sido debidamente avisado: precisa que las candidaturas para el Congreso de los soviets deben dirigirse con anterioridad al comité regional del partido y que la elección formal de un candidato no puede tener lugar sino más tarde, cuando ya ha sido "aprobado" [15].

 La misma jerarquización estricta se encuentra a nivel del radio, cuyos principales responsables son designados con la aprobación comité regional o bien directamente por él; no obstante, éstos disponen igualmente de una nomenklatura que incluye los responsables adjuntos a su nivel y se extiende hasta los responsables al nivel de las organizaciones locales y de los soviets de los pueblos. De esta forma concluye el encuadramiento de una región que, en la fecha de su formación, el 15 de marzo de 1929 contaba con seis millones y medio de habitantes y cada uno de cuyos radios incluía a una media de cincuenta a setenta y cinco mil habitantes.

 Del leninismo al estalinismo

 La pirámide burocrática así erigida en el seno del Estado, primero desde dentro y más tarde por encima de unos soviets a los que termina por quitar todo significado, no ha sido concebida ni deseada deliberadamente. Es el fruto de las circunstancias, de los esfuerzos del aparato para reemplazar la desfallecida iniciativa de las masas obreras y campesinas durante la guerra civil y después de ella, y asimismo, de su conservador reflejo de defensa contra la discusión, las criti­cas y la acción espontánea prácticas que, en su opinión, ponen en entredicho la aplicación de las directrices y la realización de los cometidos prácticos, terminando, como afirmaba francamente Kalinin, por complicar el trabajo de los responsables. En esta autodefensa los funcionarios del partido, llevados por la rutina que surge de la aplicación de los mismos métodos, unidos por una comunidad de preocupaciones y mas tarde de intereses vinculados por su inclusión en una rígida estructura, animados por la convicción de constituir una vanguardia consciente encargada de "ilustrar", si ello es posible, o en cualquier caso, de guiar y dirigir a las masas incultas, primitivas o simplemente cansadas, poco conscientes en definitiva, han comenzado por encarnar un espíritu "activista" en el seno de una sociedad completamente relajada de la tensión anterior. Al subrayar las condiciones en que se operó este desarrollo inicial el oposicionista Christian Rakovsky escribe: "Cuando los campesinos medianos y pobres del país en que se ha llevado a cabo una giantesca revolución dicen, como indica Pravda: “El poder lo quiere, no se puede ir contra el Poder”, este aforismo sí denota un estado de las masas infinitamente más peligroso que el robo o la violencia ejercidos por los funcionarios. Thermidor y Brumario irrumpen por la puerta de la indife­rencia política de las masas" [16].

 El escándalo de Smolensk inspira a Sosnovsky parecidas reflexiones cuando escribe: la cabeza este distrito se hallaban auténticos bandidos. Ni una voz ha elevado base para denunciar esta cuadrilla. (...) Millares encubridores taciturnos, con su carnet del partido en el bolsillo (a propósito, los sin-partido, asqueados, le llaman pan) y, por encima ellos, toda nube instructores, inspectores y revisores que acuden inspeccionar, revisar dar instrucciones todo departamento, cada uno especialidad. plaga langosta, instructores no han visto nada estampado firma al pie unas actas siempre consignaban perfecto estado encontraban todos asuntos"[17]. El nuevo sistema en su totalidad se opone al espíritu que animó la organización de los soviets. En 1924, el comunista húngaro Giorgy Lukacs escribía: "El sistema de consejos intenta fundamentalmente vincular la actividad de los hombres a todos los problemas generales del Estado, de la economía, de la cultura y demás, oponiéndose simul­táneamente a que la administración de todas estas cuestiones se convierta en el privilegio de una capa cerrada, aislada de la vida social" [18]. Después de haber "construido" su aparato e iniciado su "trabajo" al margen de cualquier tipo de control, los funcionarios del partido no conciben ya que pueda obrarse de otra forma. Pasados los años, Stalin, para justi­ficar no solamente el monopolio del poder en manos del partido, sino, también el del partido en manos del aparato, parece replicar a Lenin, que denunciaba las tendencias al burocratismo e indicaba, como único remedio la "participa­ción de todos los miembros de los soviets en la dirección de los asuntos" [19]: " ¿Acaso podemos llevar a la calle la discusión sobre la guerra y la paz? Discutir un determinado asunto en las reuniones de veinte mil células significa llevarla a la calle. (...) Hay que recordar que (...) mientras permanezcamos rodeados de enemigos, todo puede decidirse por un golpe asestado de pronto por nosotros, por una maniobra inesperada, por la rapidez" [20]. De esta forma se veía realizada la sardónica predicción de Bujarin: los "comisarios" tomaban efectivamente el puesto de las cocineras para dirigir el Estado.

 En la etapa posterior, el funcionario consciente de su originalidad, papel, carácter insustituible, orga­niza trabajo e intenta modelar mundo a imagen. >apparatchiki ignora la suerte que aceptaba el militante: se suprime el "máximo comunista", el número de prebendas materiales que acompaña al ejercicio de las funciones públicas aumenta: en su opinión se trata de una justa recompensa.

 El privilegio adquirido de esta forma debe ser defendido: un "trabajador" político que pierde su puesto debe volver a la fábrica o al campo. El X Congreso ha vuelto a repetirlo solemnemente. No obstante, sólo seguirán esta suerte aquellos que han estado vinculados a una oposición. Los demás conservan sus cargos, ascienden en el escalafón si son dóciles: Pavliuchenko, el responsable principal del "affaire" de Smolensk es trasladado como única sanción. El hecho de pertenecer al aparato constituye una seria protección, una superioridad social, una conquista que no es cuestión de dejar discutir a los advenedizos: las decisiones de los congresos no volverán a implantar la práctica de la elección de los responsables, a la que todos oponen un frente compacto. Las elecciones seguirán siendo puras formalidades, confirmaciones a mano alzada de una decisión anterior. Desde que este sistema se ha impuesto ya no son los hombres que "no creen a nadie por su palabra y que se niegan a pronunciar una sola palabra contraria a su conciencia", tal como los concebía Lenin, los que "trepan" dentro del aparato, ni los hombres "inteligentes pero poco disciplinados", ni los rebeldes, los combativos, los apóstoles que conferían su grandeza a la cohorte bolchevique, sino los "imbéciles disciplinados", los carreristas, los oportunistas, los escépticos, los conservadores: en una palabra, todos aquellos que, como dice cl poeta Evtushenko, adoran el poder soviético por ser el poder a secas, contándose, además, entre ellos muchos renegados del otro bando de la guerra civil. En 1928, Preobrazhensky, Mrachkovsky y Smirnov, entre otros muchos, son deportados de nuevo, en contrapartida los antiguos mencheviques Martinov, Vishinsky, Strumilin e incluso Maisky son rehabilitados ocupando desde entonces puestos importantes.

 En 1918, Lenin reconocía como una derrota la vuelta -acaecida bajo presión de las circunstancias- "al antiguo procedimiento burgués" consistente "en pagar a un precio muy elevado los servicios grandes especialistas burgueses". Afirmaba: "Esta medida supone compromiso, abandono principios Comuna de Paris y todo poder proletario, que exigen honorarios se reduzcan salario obrero medio el arribismo sea combatido con actos no palabras. (...) Este es paso atrás nuestro Estado Socialista Soviético que, desde principio, ha aplicado política tendente reducir cuantiosos nivel del" [21]. Stalin, sin embargo, encabeza toda su lucha contra la oposición en nombre de la desigualdad y a partir de 1925 afirma: "No debemos jugar con frases acerca de la igualdad, es jugar con fuego". En 1931 denuncia la"nivelación izquierdista de los salarios", afirma que es preciso dar a los obreros "la perspectiva de un adelanto, de una continua elevación" [22]. En los antípodas de lo que era el militante bolchevique que condenaba sin remisión el recurso al espíritu pequeño-burgués de ascensión social individual, celebra, como si de una victoria se tratase, la desaparición de las jerarquías pueblerinas cuando ya están haciendo su aparición los nuevos "notables", condena la "nivelación" como "una estupidez pequeño-burguesa reaccionaria digna de una secta primitiva de ascetas, mas no de una sociedad socialista organizada en forma marxista" [23]. De esta forma, lo que originariamente fue estado de ánimo se ha ido transformando gradualmente en tendencia y más adelante en capa privilegiada: en lo sucesivo el aparato comenzará a segregar su propia ideología.

 El portavoz del aparato, surgido de la burocracia Estado y partido respaldado por creciente importancia desempeñada el en Estado, termina elaborar una nueva teoría Estado. Como lo había previsto Bujarin, deífica al Estado: "Algunos camaradas, dice Stalin, han interpretado tesis supresión clases, creación sociedad sin clases posterior eliminación justificación pereza placidez, contrarrevolucionaria extinción lucha debilitamiento poder (...) Estos son los elementos degenerados o traidores a que hay eliminar partido. las no puede realizarse sino, contrario, su exacerbación. se llevará cabo ya poder, sino máximo fortalecimiento, resulta indispensable para acabar con últimos restos expirantes organizar defensa contra cerco capitalista cuya destrucción es aún remota producirá inmediatamente"[24]. "No conviene perder de vista el hecho de que el creciente poderío del Estado soviético aumentará la resistencia de los últimos restos de las clases que están desapareciendo. Precisamente por el hecho de estar expirando y de vivir sus últimos días, pasarán de tales formas de ataque a otras, a formas más violentas, llamando en su auxilio a las capas atrasadas de la población para movilizarlas contra el poder de los soviets" [25].

 En el ámbito del partido, este "reforzamiento Estado" tiene un significado harto preciso, se trata de la intervención G.P.U. en lucha contra oposición. Tras episodio "oficial Wrangel", acaecido 1927, produce ingreso, 1928, las filas oposición izquierda Leningrado, provocador Tverskoy que dará informe completo sus conversaciones con Bujarin; 1929-30 producen los primeros arreglos cuentas políticos. Bútov, ex-secretario Trotsky, muere resultas huelga hambre ha emprendido para protestar su arresto y interrogatorios a le somete intentar comprometer antiguo jefe, ex terrorista social-revolucionario Yakov Blumkin, convicto haber traído desde Estambul U.R.S.S. una carta cuya vigilancia había sido encomendada, es condenado muerte por consejo secreto ejecutado quince días más tarde (por haberle concedida esta demora escribir memorias). convertido definitivamente uno instrumentos dominio dispone aparato Secretario General dentro propio partido.

 La oposición frente a una situación nueva

 Christian Rakovsky, desde su exilio siberiano, escribe acerca del XVI Congreso, el primero que se halla ausente la oposición los tiempos de Lenin, es decir, primer congreso estaliniano: "Resulta difícil decir quienes han perdido en mayor medida sentimiento dignidad, si aquellos inclinan humildemente bajo pitos y abucheos, dejando pasar ultrajes con esperanza un futuro mejor o bien que, idéntica esperanza, profieren tales ultrajes, sabiendo antemano adversario debe ceder"[26]. De esta forma, una de las últimas personalidades de la oposición, tras la capitulación de Preobrazhensky, Rádek, Smilgá y Smirnov, indica el camino recorrido por su pensamiento. En 1928 escribía: "Bajo las condiciones de dictadura del partido, un poder gigantesco se ha concentrado en manos de la dirección, un poder del que ninguna organización política ha dispuesto a lo largo de la Historia. (...) La dirección se ha ido acostumbrando a ampliar la actitud negativa de la dictadura proletaria acerca de la pseudo-democracia burguesa a aquellas garantías elementales de la democracia consciente sin cuyo apoyo resulta imposible gobernar a la clase obrera y al partido. En vida de Lenin, el aparato del partido no detentaba ni la décima parte del poder con que cuenta en la actualidad y por ende, todo lo que temía Lenin se ha hecho diez veces más peligroso" [27].

 En abril de 1930, en su réplica a aquellos sus camaradas que han solicitado reintegración el partido aceptando renegar la oposición, después del "viraje izquierda", Rakovsky insiste sobre incompatibilidad esta actitud con las nociones fundamentales bolchevismo: "Siempre hemos apostado favor iniciativa revolucionaria masas y no aparato. Por tanto, creemos supuesta burocracia ilustrada, al igual nuestros predecesores, los revolucionarios burgueses finales siglo XVIII creyeron supuesto "despotismo ilustrado". Toda sabiduría política dirección consiste ahogar sentimiento independencia política, orgullo dignidad humanas pronunciar organizar absolutismo aparato"[28].

 Al proseguir su análisis más lejos que sus compañeros de la oposición y al poner en entredicho el análisis basado en los tradicionales criterios de clase, que hasta entonces había constituido la base de la acción de los oposicionistas de cualquier tendencia, plantea la cuestión de saber si la victoria, y más tarde el aislamiento de la revolución proletaria en un país atrasado, no han desembocado en la aparición de una formación social de nuevo cuño. "De Estado proletario con deformaciones burocráticas -según la definición dada por Lenin de la forma política de nuestro Estado- nos convertimos en un estado burocrático con residuos proletario-comunistas. Ante nuestros ojos se ha formado y sigue formándose una nueva clase de gobernantes cuyas subdivisiones internas no dejan de aumentar y multiplicarse por la vía de la cooptación interna y de la designación directa e indirecta". El fundamento de este proceso en su opinión no es sino "una especie igualmente original, de propiedad privada, a saber, la posesión del poder de Estado", en cuya caracterización invoca la autoridad de Marx: "La burocracia dispone del Estado en régimen de propiedad privada" [29]. Para él, como para sus compañeros de la oposición que, no obstante, protestan afirmando que "la burocracia no es una clase ni lo será jamás", la Historia amenaza con no ofrecer a la revolución rusa, durante varios años, otra alternativa que la de la "vuelta a Lenin" o la restauración del capitalismo: es decir, una sociedad transitoria a mitad de camino entre el socialismo y el capitalismo.

 Argumentos semejantes son los aducidos por Trotsky, en cuya opinión la burocracia no constituye una clase, el análisis de actuación Stalin que le sirve para explicar "gran viraje pasa conciliación con kulaks a colectivización ultranza: contrarrevolución se instaura cuando madeja las conquistas sociales comienza devanarse: parece entonces como si fuera acabarse nunca. Sin embargo, siempre subsiste parte revolución. esta forma, pesar numerosas deformaciones burocráticas, base clase U.R.S.S. sigue siendo proletaria. (...) Thermidor ruso seguramente habría inaugurado nueva era del reino burguesía tal hubiera resultado ya caduco todo mundo. cualquier caso, lucha contra igualdad y instauración muy hondas diferencias sociales, hasta momento han podido eliminar conciencia socialista masas, ni tampoco nacionalización tierra medios producción constituyen socialistas fundamentales haber inferido serios ataques estas realizaciones ha aventurarse aun recurrir restauración apropiación privada pro­ducción. Hacia final siglo XVIII, este sistema constituía un factor progresivo altamente significativo: todavía podía conquistar Europa al mundo entero. Pero, actualidad, propiedad mayor obstáculo normal desarrollo fuerzas productivas. A. naturaleza su nuevo modo vida, conservadurismo sus simpatías políticas, enorme mayoría tienda pequeña burguesía, raíces económicas apoyan manera sobre nuevas condiciones"[30].

 En definitiva, para Trotsky, el desarrollo de las consecuencias sociales la NEP obligaba a burocracia emprender una lucha supervivencia: crecimiento relaciones burguesas amenazaba no solamente base social propiedad, sino también al fundamento burocracia; tal vez hubiera deseado rechazar perspec­tiva socialista en favor pequeña-burguesía, mas ningún caso estaba dispuesta renunciar sus pro­pios derechos y privilegios beneficio esta misma pequeña-burguesía. fue contradicción que condujo conflicto extremadamente violento estalló entre los kulaks" [31].

 De este conflicto iba a surgir un trastorno de las condiciones tan importante que casi todos los historiadores han aceptado siguiendo Deutscher, darle el nombre "tercera revolución", aunque masas estrechamente controladas, no manifestasen ninguna iniciativa en él y fueran mantenidas al margen decisiones todo tipo discusión. ha nacido la U.R.S.S. actual, una economía sociedad completamente nuevas podido, sin embargo, escapar sus antiguas contradicciones.



  [1] Arthur Rosenberg, Histoire du bolchevisme, pág. 300.

 [2] Lutte de classes n.º 8, febrero de 1929, págs. 220-221.

 [3] Stalin, Questions, t. II, pág. 67

 [4] Naville, Trotsky vivant, pág. 30.

 [5] Lenin, Oeuvres complétes, t. 27, pág. 193

 [6] Stalin, op. cit., t. 1, pág. 15.

 [7] Ibídem, pág. 82.

 [8] Ibídem, pág, 83.

 [9] Ibídem, pág. 69.

 [10] Corr.Int. n.º 41, 28 de abril de 1928, pág. 511.

 [11] C. P. S. U. pág. 221.

 [12] Faínsod, Smolensk, pág. 49

 [13] Ibídem, págs. 63-67.

 [14] N. del T.).

 [15] Ibídem, pág. 87

 [16] Rakovsky, "Déclaration de l'opposition en avril 1930", Lutte de classes Nº 25-26, septiembre-diciembre de 1930, pág. 656.

 [17] Lutte de classes n.º 17, enero de 1930, págs. 69-77.

 [18] Lukacs, Lenin, pág. 59, citado por Anweiler, op. cit., pág. 305.

 [19] Oeuvres complétes, t. 27, pág. 283

 [20] Sochineniya, 3.ª ed., vol, V. pág. 255,

 [21] Lenin, 0euvres complétes, t. 27, págs. 257-258.

 [22] Stalin, op. cit., t. II, pág. 45.

 [23] Ibídem, pág. 177

 [24] Ibídem, pág. 103.

 [25] Ibídem, pág. 104,

 [26] op. cit., pág. 478.

 [27] Fourth International, julio de 1941, págs. 186-187.

 [28] Declaración de abril de 1930, op. cit., pág. 656.

 [29] Ibídem, pág. 657.

 [30] Trotsky, Stalin, págs. 525‑526.

 [31] Ibídem.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?