Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

Carta al Daily Herald[1]

 

 

15 de julio de 1929

 

 

 

Justamente cuando acababa de recibir una carta del cónsul británico aclarando que aun no tiene res­puesta a mi solicitud, leí una escueta nota en la prensa local en donde se afirma que el secretario del interior, el señor Clynes, dijo en una sesión de la Cámara de los Comunes que el gobierno, después de estudiar cuidadosamente las circunstancias del caso, resolvió no otorgar al señor Trotsky el permiso para visitar Inglaterra.

Me pregunto qué es lo que el gobierno británico estudió “cuidadosamente”. No serán, por cierto, las razones que presenté al solicitar la visa británica.

¿Creen, acaso, que mi esposa y yo no estamos enfermos o lo suficientemente enfermos como para recibir el permiso para ir a Inglaterra? ¿Creen que aquí gozo de mejores condiciones para proseguir mi trabajo literario?

Pero, que yo sepa, no se hizo el menor estudio, “cuidadoso” o no, de estas razones.

¿Qué fue, entonces, lo que se estudió cuidado­samente?

¿Serían las estúpidas mentiras que llegaban un día de Constantinopla, otro día de Riga, y se publicaron en la prensa más reaccionaria de cada país; las que denuncié varias veces en las cartas que ustedes tienen la amabilidad de publicar, mentiras tan ridículas que hacen reír a cualquiera que conozca el movimiento internacional de los trabajadores?

Para hablar con franqueza, diré que esas mentiras no son hechos registrados por corresponsales periodísticos sino inventos puestos en circulaci6n por agen­cias policiales secretas, cuya obra es ahora bien cono­cida y fue revelada en un caso famoso por la falsa carta de Zinoviev, un documento falsificado cuya víctima fue el laborismo británico.[2]

Parece que esas agencias siguen teniendo influencia sobre los gobiernos y la opinión pública. Los gobiernos cambian, pero la policía secreta queda y, en última instancia, dirige.

 

León Trotsky



[1] Carta al Daily Herald. Daily Herald (Londres), Julio de 1929. Este periódico del Partido Laborista británico señaló que publicaba la carta de Trotsky “tal cual la había recibido”, ea decir, sin tratar de ofrecer a sus lectores una traducción del ruso al inglés mejor que la que había podido hacer Trotsky.

[2] La falsa carta de Zinoviev, en la que supuestamente daba “instrucciones” al PC británico de apoderarse del Partido Laborista, fue una falsificación de los tories, que la hicieron circular en vísperas de las elecciones generales de 1924 para implicar al gobierno de Macdonald. La hacían aparecer firmada por Zinoviev, que era presidente de la Comitern, e indudablemente contribuyo a la derrota de los laboristas en las urnas.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?