Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

Introducción - Boletín Nº 12: La Oposición de Izquierda en Francia

Historia de la Oposición de Izquierda en Francia

Rossana Cortez

Con la colaboración de Oscar Shapire y Bárbara Funes.

 

Continuando con la serie de Boletines dedicados a la Historia de la Oposición de Izquierda presentamos, en esta ocasión, algunos artículos y documentos inéditos o muy poco conocidos en español, sobre la Oposición de Izquierda en Francia.
Estamos convencidos que los materiales seleccionados, que abarcan desde el año 1930 a 1939, constituyen un aporte importante para el estudio de un período histórico que tuvo a la clase obrera francesa como gran protagonista y en el que los trotskistas tuvieron una destacada actuación, poniendo a prueba su táctica y estrategia.

Somos también conscientes de que los materiales aquí presentados, aunque muy ilustrativos del período, constituyen apenas una pequeña parte de lo que todavía falta publicar en español. Como ejemplo basta con mencionar “La crisis de la sección francesa (1935-36), que el CEIP se propone traducir y publicar próximamente.

Hemos clasificado los once documentos en tres partes o períodos: 1930, de 1934 a 1936 y de 1938 a 1939.

Primera Parte

“La constitución de la Oposición de Izquierda Internacional”

Se trata de un documento publicado en abril de 1930 en la revista La Lutte de Classes Nº 20. En él se anuncia la constitución en París del Secretariado Internacional provisorio de la Oposición de Izquierda Internacional (OII) y se plantea la publicación del Boletín de la Oposición de Izquierda Internacional. Se trata de un documento programático que intenta armar a la OII y a sus secciones frente a la Oposición de Derecha (brandlerismo, bujarinismo), al POP que cede a la socialdemocracia y todos aquellos que como Paz y Souvarine se alejan cada vez más de su inicial trotskismo para aliarse a la Oposición de Derecha. La Oposición de Izquierda en Francia nucleada alrededor del semanario La Vérité es, además, la única corriente que resiste y tiene un programa para desenmascarar a la burocracia de la IC y del PCF y esto se ve reflejado en su crecimiento y en su constitución como Liga Comunista.

Segunda Parte

“Trotsky y el Frente Popular”, artículo de Jean Paul Joubert.

Este importante estudio que realiza Jean Paul Joubert sobre el período que va desde el levantamiento fascista del 6 de febrero de 1934 y la respuesta que provoca en el proletariado francés, hasta las jornadas de julio del 1936. Joubert analiza en profundidad, citando extensamente a Trotsky, la política del Partido Comunista francés de transformar el Frente Único Obrero en una coalición con la burguesía a través del Frente Popular (FP), con el objetivo de desviar la lucha por el poder de la clase trabajadora. Señala las causas emergentes que inauguran la política del FP en Francia y también el contexto internacional que la origina y como la IC la generaliza en todo el mundo. Parte relevante de este estudio lo constituyen las discusiones que se dieron en la Liga Comunista y en todo el trotskismo a partir de la táctica de entrismo en la SFIO sugerida por Trotsky, conocido como “giro francés” y también las causas que llevaron a la crisis de la sección francesa, cuando el gobierno de Frente Popular se consolidó como alianza de colaboración de clases y era necesario dejar el entrismo en la SFIO para presentar una alternativa independiente ante las masas. Para Joubert las razones de la crisis de la sección francesa responden a la incomprensión del significado del FP y al cambio que se produce cuando ésta asume el gobierno y se formaliza la “unión sagrada” entre la burguesía, representada por el Partido Radical, el PS y PCF, y quedarse en la SFIO sólo servía para confundir a la vanguardia y desmoralizar a las masas. Es así como la huelga general de junio de 1936 y los levantamientos e insurrecciones de Brest y Toulon, claros índices de una situación revolucionaria, encuentran a los trotskistas franceses divididos, lo que les impidió convertirse en alternativa frente al PCF y PS. Esta situación demostraba para Trotsky que había posibilidades para luchar por la independencia de clases, contra la política del Frente Popular.

3. ¿Por qué adherimos a la SFIO? Por la Liga Comunista, La Vérité.

Se trata un artículo, de gran valor histórico, publicado en el semanario La Vérité donde la Liga Comunista explica las razones del entrismo en la SFIO y llama al reagrupamiento de la vanguardia dentro de sus filas, sin renunciar a las banderas de lucha revolucionaria del proletariado.

4. La expulsión de la juventud francesa. Carta de Trotsky a Rous, 30 de julio de 1935.

En julio de 1935, Trotsky se dirige nuevamente a los Bolcheviques Leninistas (GBL) a través de la carta a Jean Rous, para convencerlos de que había que prepararse para salir ordenadamente de la SFIO creando un partido revolucionario independiente. Según Trotsky la expulsión de 13 militantes Bolcheviques Leninistas y del propio Fred Zeller, dirigente de la juventud de la Federación del Sena, constituían claros indicios de que el aparato de la SFIO, asesorado y alentado por el PCF, había decidido eliminar definitivamente de sus filas a los trotskistas y a la vanguardia influenciada por ellos. Para Trotsky que hayan empezado con la juventud no era casual: la operación estaba coordinada por “Blum-Lebas-Cachin-Thorez y Stalin y el objetivo era vender la juventud al imperialismo francés” ante la carnicería que éste preparaba, y la juventud mostraba fuertes signos de radicalización. Pero Trotsky no sólo analiza la situación sino que sugiere las consignas más apropiadas para el momento.

5. Después de los acontecimientos de Toulon. Carta de Trotsky al GBL, 11 de agosto de 1935.

Para Trotsky, los levantamientos de Toulon, Le Havre y Brest demuestran que la situación en Francia es revolucionaria y que son las organizaciones obreras stalinistas y reformistas atadas al Partido Radical de la burguesía las que impiden encontrar una salida a la voluntad de lucha de las masas. Trotsky plantea una vez más la necesidad de dirigirse a las masas en forma independiente por medio de un partido revolucionario.


6. Las dificultades de la sección francesa. Carta de Trotsky al CC del POI, 11 de julio de 1936.

Trotsky se dirige por medio de una carta al CC del POI para explicar las razones por las cuales el Plenario Internacional con su participación se ha pronunciado por la expulsión de Raymond Molinier de la organización y el SI ha declarado públicamente que La Commune y su organización se encuentran por fuera de la IV Internacional, aclarando que la disciplina internacional prevalece sobre la nacional. La situación de ascenso revolucionario, expresado en las ocupaciones de fábrica, impone contar con un núcleo firme en la dirección del partido que pueda orientarlo con tácticas correctas e impida el accionar de “francotiradores” y “aventureros” que lo quieren inmovilizar. Ante los conflictos en curso, con toma de fábrica y control obrero como el caso de los confiteros de Lille, Trotsky plantea que esta experiencia debe ser difundida a toda la clase obrera francesa, explicando que las fábricas dirigidas por los obreros son hechos posibles a condición de que los bancos y las industrias pasen también a manos del pueblo.

Tercera Parte

7. S.O.S. La situación en Francia, de L. Trotsky, diciembre de 1938.

Este es un llamamiento en el cual Trotsky plantea que la situación en Francia ha entrado en una fase crítica y se encamina hacia el fascismo o hacia la revolución. Para Trotsky no hay una tercera posibilidad, en el marco en que el mundo entero se preparaba para una nueva guerra mundial. En 1936, el Frente Popular había logrado contener la ola revolucionaria, pero ahora, existía la amenaza de una dictadura fascista que sólo la revolución proletaria podía impedir. En Francia se decide el destino del proletariado mundial y la IV Internacional y su partido en Francia tienen el deber de realizar, sin pérdida de tiempo, el máximo esfuerzo.


8. La hora decisiva se aproxima. Acerca de la situación en Francia de L. Trotsky, 18 de diciembre de 1938. 

Es un artículo en donde Trotsky hace un balance de la situación en Francia después del acuerdo de Münich, que expresa el giro de la burguesía francesa hacia la Alemania fascista, dando por terminada su alianza con la URSS, y también con el PC y PS en el frente interno. El FP desata una ofensiva contra las conquistas obtenidas por el movimiento obrero desde 1936 para restablecer, entre otras cosas, la semana laboral de seis días, reintroducir el trabajo a destajo y la obligatoriedad de realizar horas extras. Pese a esto Trotsky insiste en que la situación en Francia sigue siendo revolucionaria. El alto grado de combatividad del movimiento obrero, expresado en las huelgas y ocupaciones de fábrica que obligaron a la CGT, a Blum, la SFIO y al PCF a convocar una huelga general el 30 de noviembre, así lo demuestran. El imperialismo francés está en crisis a nivel internacional como lo está también el capitalismo y la democracia en Francia. Hay una extraordinaria confusión en la burguesía, una ausencia absoluta de salidas según los viejos esquemas tradicionales. Sin embargo, como lo ha demostrado Lenin, en 1915: “Toda situación revolucionaria no produce una revolución. Ésta se produce solamente… si a las transformaciones objetivas se le agrega el cambio subjetivo, es decir, si la clase revolucionaria se muestra capaz de llevar adelante la acción revolucionaria de masas con suficiente fuerza… para derrocar el viejo gobierno, que nunca, incluso en período de crisis, ‘cae’ si no se lo ‘hace caer’”. Dice Trotsky: “La historia reciente ha confirmado trágicamente que ‘toda situación revolucionaria no produce una revolución’ y que la situación revolucionaria cambia a contrarrevolución si, a los factores objetivos no se agregan al mismo tiempo los factores subjetivos, es decir, la ofensiva revolucionaria de la clase revolucionaria”. Para Trotsky, era la última oportunidad para que el movimiento obrero frenara el curso hacia la guerra.

9. El camino a la vanguardia en Francia, de L. Trotsky, 22 de diciembre de 1938.

La primera de las dos cartas de Trotsky a M. Pivert, máximo dirigente el PSOP (Partido Socialista Obrero y Campesino), que difundimos en este boletín, publicada en Œuvres de octubre-diciembre de 1938, fue escrita en un momento decisivo a nivel internacional después de la invasión alemana a Checoslovaquia y cuando todo se encamina hacia la guerra. Trotsky se dirige a M. Pivert, planteando que la suerte del proletariado de Francia, Europa y del mundo entero, depende en gran medida del próximo desarrollo de los acontecimientos en Francia y que es necesario organizar inmediatamente la vanguardia revolucionaria unificando el PSOP y la sección francesa de la IV Internacional en un único partido revolucionario. Esta organización revolucionaria puede salvar la situación si la vanguardia que la integra está liberada de la influencia de la opinión pública burguesa y pequeña burguesa y está dispuesta a ir hasta el final. Señala además al centrismo y pone como ejemplo al POUM como principales causantes del hundimiento de la Revolución Española.

10. El PSOP y el “trotskismo” de Marceau Pivert, publicado en Juin 36, semanario del PSOP.

En esta declaración, publicada en junio de 1939 en el semanario del PSOP, Juin 36, Marceau Pivert define la actitud del PSOP con respecto a las caracterizaciones y métodos de Trotsky y la IV Internacional. Pivert sostiene que los trotskistas siempre quieren imponer su hegemonía utilizando para ello métodos fraccionales y prácticas “entristas”. Defiende además la concepción de partido amplio y abierto en oposición a lo que él denomina “partido jefe” de tipo centralista y conspirativo y planteando a manera de ultimátum que sólo si los trotskistas abandonan esa concepción podrán unirse al PSOP. Publicamos este artículo en toda su extensión, para entender en profundidad la respuesta de Trotsky, y la polémica que entabla con el PSOP y el centrismo.

11. El “trotskismo” y el Partido Socialista Obrero y Campesino, León Trotsky, 25 de julio de 1939.

Respuesta de Trotsky a M. Pivert, publicada el 25 de julio de 1939 en Œuvres de abril-setiembre 1939. Aquí Trotsky responde punto por punto los argumentos de M. Pivert,y desarrolla en profundidad las caracterizaciones sobre el centrismo, la concepción de partidos amplios y las diferencias que separan el menchevismo del bolchevismo. Señala el grado de liquidación al cual han llegado todos los agrupamientos internacionales de carácter centrista, mientras que la IV está en pleno crecimiento e incluso ha realizado un congreso de fundación en 1938 que aprobó el Programa de Transición. Trotsky propone discutir un programa internacional para el proletariado y pone como base de la discusión, justamente, al Programa de Transición, que ya ha dado un paso adelante sobre las elaboraciones de los cuatro primeros congresos de la Internacional Comunista.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?