Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

La formación de la Oposición de Izquierda Internacional

 

Andrea Robles

 

Desde su arribo a Prinkipo, Trotsky además de seguir de cerca la cuestión rusa, iniciar la redacción de su autobiografía (ver Obras que hicieron historia: Mi Vida), empeñó buena parte de sus energías en la construcción de la Oposición de Izquierda Internacional (OII), estableciendo contacto con sus amigos y partidarios desde su llegada[1]. El internacionalismo proletario, abandonado en primera instancia por el estalinismo, era en cambio para la Oposición de Izquierda, la punta de lanza para trazar una perspectiva revolucionaria. Recuperar la Internacional Comunista (IC) para dicha perspectiva era una cuestión fundamental para el proletariado mundial.


 

Los antecedentes de la Oposición de Izquierda Internacional

Desde su surgimiento hasta que fue expulsada del partido, las ideas de la Oposición de Izquierda rusa fueron difundidas por el aparato burocrático del PCUS a la IC de manera falseada o directamente, ocultada[2] por lo que la influencia de la Oposición en gran medida se logró por dos vías. Por medio del importante rol de dirigentes oposicionistas rusos, en misiones económicas o “exiliados” en puestos diplomáticos, como fue el caso de Preobrazhensky, Rakovsky en Paris y de otros dirigentes en países de Europa y Asia. Y por medio de su adhesión – a las posiciones sobre la “cuestión rusa”- de numerosos militantes comunistas extranjeros que fueron a ese país, a sus universidades o a realizar tareas internacionales. El dirigente español, Andrés Nin, secretario en Moscú de la Internacional Sindical Roja, la mayoría de los cuadros de la Oposición de Izquierda china, cheka, etc., fueron ejemplos de ello. Se sabe[3] también que, en diciembre de 1927, se realizó una conferencia internacional de la Oposición en Berlín que constituyó una etapa importante, pero la construcción de la OII se inició fruto del empeño de Trotsky a partir de su deportación.

Las fracciones en la Internacional Comunista

En ese momento, la oposición a Stalin emanaba de dos tendencias, una oportunista y la otra revolucionaria. Lo que tenían en común las oposiciones, era su hostilidad hacia el centro estalinista y el régimen burocrático. Pero bajo la crítica al régimen, los principios de la Oposición de Izquierda y los de la Derecha eran irreconciliables, por lo cual no se podía hablar de un bloque común. Sin embargo, bajo la bandera de la Derecha, no sólo se agrupaban elementos oportunistas y además no todos ellos eran irrecuperables. “Los grupos políticos no surgen de golpe; en las primeras etapas siempre hay ambigüedades. Los obre­ros descontentos con la política partidaria a menudo en­cuentran puertas muy distintas de las que buscaban.” Pero a la vez, “La existencia de la derecha, el cen­tro y la izquierda es un hecho corroborado por tremen­dos acontecimientos históricos mundiales.”[4] Su estadio preparatorio, anunciaba formaciones más profundas dentro de los partidos comunistas. Su cristalización dependía en parte de la intervención activa de la Oposición de Izquierda. No obstante, ésta última tampoco era unánime. En casi todos los países existían dos y hasta tres grupos que se proclaman solidarios con sus posiciones. Para Trotsky la unidad de las filas de la OII no se podía llevar a cabo ni con discursos abstractos sobre la unidad ni por medio de medidas meramente organizativas; era preciso un proceso de discusión teórica y política que permitiera dejar en claro que grupos se ubicaban en un terreno común y cuales eran fruto de malos entendidos.

Las bases para la construcción de la Oposición de Izquierda Internacional

Trotsky va a plantear el método para la construcción de la OII y dos cuestiones claves para avanzar en la consolidación de un núcleo internacional fuerte. “En la actualidad, la Oposición se constituye sobre la base de una diferenciación ideológica principista, no sobre la base de acciones de masas. Esto tiene que ver con el carácter de la etapa (…) Por regla general, las acciones de masas tienden a liquidar las diferencias secundarias y epi­sódicas y a ayudar a la fusión de tendencias afines y próximas. El corolario de esto es que en épocas de es­tancamiento o reflujo los agrupamientos ideológicos muestran una gran tendencia hacia la diferenciación, la ruptura y las luchas internas. No podemos saltear la etapa que vivimos, tenemos que atravesarla. La dife­renciación ideológica clara y precisa es un sine qua non que prepara los éxitos del futuro.”[5] Y consideraba tres problemas básicos para caracterizar las tendencias en el comunismo mundial: la política del Comité Anglo-ruso, la revolución china, la política económica en la URSS y la teoría del socialismo en un solo país, discusiones que hemos tratado en artículos anteriores.

Sobre la base del acuerdo común de las lecciones de estos procesos, ya que sin ello no se podía responder correctamente a los problemas del futuro, el programa, era el criterio más importante. En el terreno nacional sobre la base de la experiencia en la vida del proletariado y del país y en el terreno internacional, el programa tenía el objetivo, no de fundar una nueva internacional ni nuevos partidos, sino de luchar por la regeneración de la IC, ganar la mayoría para las posiciones del ala revolucionaria. Esta política de reforma de la IC, aún cuando el PCUS ya se había transformado en un aparato centrista –disciplinado por los métodos burocráticos de Stalin-, estaba determinada porque en su seno reunía a la enorme mayoría de la vanguardia proletaria a la que la Oposición trataba de vincularse. “La Oposición de Izquierda se considera una fracción del comunismo internacional y actúa como tal. La ruptura actual no existiría si el aparato de la Comintern no dependiera totalmente de la dirección de Stalin, que se guía sobre todo por los intereses de la burocracia centrista y se ha comprometido teórica y políticamente. El criminal trabajo del aparato dejó a la Oposición fuera del marco formal de la Internacional Comunista. Pero la Oposición se siente indisolublemen­te ligada a los pocos cientos de miles de revolucionarios que permanecen en la estructura formal de la Comin­tern. El objetivo de la Oposición es dar nueva vida a la Internacional Comunista sobre la base de los principios leninistas”[6].

La elaboración del programa nacional e internacional, periódicos nacionales y un boletín internacional, eran las tareas que proponía a los grupos simpatizantes, proceso por otra parte que permitirían la experiencia política y teórica común, indispensables para avanzar sólidamente en la construcción de la OII. En base a esta orientación, se van a desarrollar distintas discusiones, sobre el carácter del estado ruso surgidas al calor del conflicto sino soviético[7], sobre la intervención en la vanguardia según cada país, la cuestión china y las tareas de los oposicionistas chinos, el apoyo a la sección rusa hasta discusiones – como con los grupos franceses- referidos a la calidad revolucionaria y el profesionalismo en momentos de reflujo.[8]

El 6 de abril de 1930, tuvo lugar en París una Conferencia preliminar de la OII[9] que mostraba su crecimiento y ampliación y reunió delegaciones de Francia, EEUU, Alemania, Bélgica, España, Checoslovaquia, Hungría y la adhesión de dos grupos de Austria. La Oposición rusa, la sección más numerosa con unos 8.000 militantes, desde las colonias de deportados envió – no sin dificultades- una declaración encabezada con las firmas de Rakovsky, Kossior, Mouralov y Kasparova, expresando su apoyo[10]. En tanto, los grupos de China, México, Argentina y Grecia no participaron por razones de dis­tancia pero apoyaron sus resoluciones. Una discusión fundamental fue la nueva orientación de la IC, que al compás de su viraje ultraizquierdista en Rusia, proclamó un “Tercer Período” de la situación internacional, esta vez signado por la revolución inminente y una política sectaria y ultraizquierdista cuyas consecuencias más catastróficas se verán confirmadas en el escenario abierto con el ascenso del nazismo en Alemania y el posterior triunfo de Hitler.

 


[1] El prestigio de Trotsky era reconocido también por numerosos intelectuales europeos. Por medio de algunos de ellos y sus partidarios, Trotsky intentó infructuosamente el visado en algún país europeo o en EEUU, para superar el aislamiento de su confinamiento en la isla turca. Esta fue negada por las socialdemocracias gobernantes por meros principios de clase…burgueses.
[2] Ya mencionamos anteriormente, la adhesión del norteamericano James Canon y el canadiense Maurice Spector, delegados al VI Congreso de la IC, enterados allí de la existencia de la Oposición de Izquierda gracias a un documento que les llegó clandestinamente.
[3] En su libro Los trotskistas en la URSS, Pierre Broué encontró numerosos alusiones en documentos a esta “Conferencia de Berlín”. Ver libro en Boletín 2008, del CEIP.
[4] Escritos de León Trotsky (1929-1940) versión digitalizada, Las tareas de la Oposición [5] Trotsky León, Op. cit., Agrupamientos en la Oposición Comunista, Negritas nuestras.
[6] Op. cit, Un gran avance. La unificación de la oposición de Izquierda.
[7] En 1929 Chiang Kai-shek trató de anular los tratados firmados en 1924 con la Unión Soviética respecto al FFCC Chino de Manchuria, en poder de éste último. En julio de 1929 las fuerzas de Chiang arrestaron a funcionarios y empleados soviéticos del ferrocarril, lo que produjo la ruptura de las relaciones diplomáticas y trajo como consecuencia que tanto los chinos como los soviéticos mandaran tropas a las fronteras de Manchuria. Hubo signos combates antes de que Chiang cediera. Esta cuestión generó controversias por parte de sectores de la Oposición de Izquierda que tildaron de imperialista la política de Stalin contra la postura de defensa legítima del estado obrero que plantearon los trotskistas. Ver en op. cit., El conflicto sino-soviético y la oposición, 4/8/29 y Defensa del estado obrero, 7/9/29.
[8] Op. cit., Libro 1 y 2.
[9] La primera Conferencia de la OII se realizó finalmente tres años después.
[10] Poco antes, Stalin ejecutaba el primer asesinato a un militante, Jacob Blumkin, por su adhesión a la oposición y a raíz de su visita a Trotsky, de donde llevó un mensaje dirigido a los oposicionistas soviéticos. Blumkin quien siendo social-revolucionario de izquierda participó en 1918 en una insurrección eserista contra al gobierno soviético, posteriormente, fue ganado por Trotsky, se hizo comunista y funcionario de la GPU y durante un tiempo fue su secretario.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?