Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

La muerte de Krupskaia[1]

 

 

4 de marzo de 1939

 

 

 

Además de ser la esposa de Lenin -lo que por cierto no fue accidental - Krupskaia fue una perso­nalidad destacada por su devoción a la causa, su energía y la pureza de su carácter. Indudablemente fue una mujer inteligente. Sin embargo, no es sorpren­dente que su pensamiento político no se haya desarro­llado independientemente mientras estuvo con Lenín. Tuvo demasiadas ocasiones para convencerse de la corrección del pensamiento de él, y se acostumbró a confiar en su gran compañero y dirigente. Después de la muerte de Lenin la vida de Krupskaia sufrió un vuelco extremadamente trágico. Fue como si tuviera que pagar por toda la felicidad que le había tocado en suerte.

La enfermedad y la muerte de Lenin -esto tampoco fue accidental- coincidieron con el punto de ruptura de la revolución y el comienzo del Termidor. Krupskaia quedó muy confundida. Su instinto revolucionario entró en conflicto con su espíritu de disciplina. Intentó oponerse a la camarilla de Stalin y en 1926 formó parte durante un breve lapso de las filas de la Oposición. Atemorizada por la perspectiva de ruptura, se alejó. Perdida su confianza en sí misma, se desorientó completamente, y la camarilla dirigente hizo todo lo posible por quebrar su moral. Superficialmente se la trataba con respeto, casi se le rendían honores. Pero dentro del aparato sistemáticamente se la desacre­ditaba, se la calumniaba y se la sometía a indignidades, mientras que entre los jóvenes comunistas se difundían los escándalos más absurdos y groseros respecto a ella.

Stalin siempre vivió con el temor de que ella protes­tara. Sabía demasiado. Conocía la historia del partido y el lugar que allí ocupaba Stalin. Toda esa historio­grafía reciente que coloca a Stalin junto a Lenin no podía menos que resultarle repugnante e insultante. Stalin temía a Krupskaia como temía a Gorki. Vivía rodeada por el cerco de hierro de la GPU. Sus amigos desaparecían uno a uno; los que tardaban en morir fueron asesinados abierta o secretamente. Se contro­laba cada paso que daba. Sus artículos aparecían en la prensa recién después de interminables, insoportables y degradantes negociaciones entre los censores y la autora. Se la obligaba a enmendar su texto, ya sea exaltando a Stalin o rehabilitando a la GPU. Es evidente que muchos de los más viles agregados de ese tipo se hicieron contra la voluntad de Krupskaia e incluso sin su conocimiento. ¿Qué recurso le quedaba a la infortunada y aplastada mujer? Completamente aislada, con una piedra sobre su corazón, sin saber qué hacer, enferma, arrastraba su pesada existencia.

Parece que Stalin perdió el gusto por armar juicios sensacionales que lograron exponerlo ante todo el mundo como la figura más sucia, más criminal y repulsiva de toda la historia. Sin embargo, no queda excluida la posibilidad de que se prepare un nuevo juicio, en el que los nuevos acusados relaten cómo los médicos del Kremlin, bajo la dirección de Iagoda y Beria,[2] tomaron medidas para apresurar el fin de Krupskaia... Pero es indudable que, con o sin ayuda de los médicos, las condiciones a las que la sometió Stalin abreviaron su vida.

Nada más lejos de nuestra intención que criticar a Nadezda Konstantinova por no haber sido lo sufi­cientemente decidida como para romper abiertamente con la burocracia. Personalidades políticas mucho más independientes que ella vacilaron, trataron de jugar a las escondidas con la historia y perecieron. Krupskaia se sentía muy atada por su sentido de la responsabilidad. Personalmente tenía el coraje nece­sario; le faltaba coraje mental. Con profunda tristeza despedimos a la leal compañera de Lenin, a una revolucionaria irreprochable y a una de las figuras más trágicas de la historia revolucionaria.



[1] La muerte de Krupskaia. New International, abril de 1939. Firmado "L.T." Nadezda K. Krupskaia (1869-1939): vieja bolchevique y compañera de Lenin. Jugó un rol central en la organización clandestina y de los emigrados de la socialdemocracia rusa. Después de la Revolución trabajó en el comi­sariado de Educación. En 1926 adhirió durante un breve periodo a la Oposición Unificada.

[2] Lavrenti P. Beria (1899-1953): nombrado jefe de la GPU en 1938, cuando fue desplazado Iezov. En 1946 ascendió a miembro del Buró Político. Después de la muerte de Stalin se lo acusó de ser agente británico desde 1919 y fue ejecutado.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?