Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

La ubicación real de las piezas en el tablero de ajedrez político[1]

El juicio al "Centro Menchevique"

 

 

11 de marzo de 1931

 

 

 

No es sorprendente la conexión de los menche­viques con los saboteadores por un lado y con la burguesía imperialista por el otro. Sin embargo, el descu­brimiento de esas conexiones, indiscutiblemente confirmadas por las confesiones de los miembros del Centro Menchevique, es muy significativo, ya que demuestra de manera muy evidente que toda política, más allá de las abstracciones democráticas con que se pretenda encubrirla, posee inevitablemente un conte­nido de clase y representa los intereses de esa clase. No se puede estar por la democracia "pura" sin estar por el capitalismo. No se puede estar con el capitalismo sin convertirse en agente de la burguesía imperialista. Este contenido de clase asemeja el papel que juegan los mencheviques en la URSS al que desempeña el Partido Laborista en Inglaterra o los socialdemócratas en Alemania. La forma y los métodos son diferentes, pero la esencia es la misma. La lucha contra la socialdemo­cracia es la lucha contra el sector democrático del socialismo.

Pero en el juicio a los mencheviques se da una circunstancia que puede parecer secundaria a primera vista, o incluso escapar a nuestra atención, y sin embargo aclara la ubicación política de los acusados. Todos ellos tienen entre cuarenta y cinco y cincuenta y seis años de edad; solamente los dos más jóvenes tienen treinta y nueve y cuarenta y un años. Representan a la generación más vieja, los fundadores del menchevismo y su dirección teórica y organizativa en la primera revolución [1905], en los años de reacción, en la época de la guerra, en la de la Revolución de Febrero y los primeros años del régimen bolchevique. Pero la interrupción de sus relaciones con su partido coincide con un cierto periodo del régimen soviético. Los catorce mencheviques, con una sola excepción posible, rompie­ron relaciones con el Partido Menchevique durante un periodo que oscila entre tres y nueve años, y la mayor parte de ellos trabajó en esa época en institucio­nes soviéticas, bajo la dirección de la política oficial, no la del Centro Menchevique. Entre 1923-1924 y 1926-1927 casi ninguno de los acusados estuvo ligado, ni siquiera formalmente, al Partido Menchevique o a su centro en el exterior. Sólo hace tres años se reconsti­tuyó la organización menchevique oficial, por iniciativa de los acusados.

La principal figura del juicio es Groman. Era el economista más destacado del Partido Menchevique, con el que dejó de tener contacto en 1922, es decir, cuando Lenin ya estaba enfermo y se alejaba poco a poco de la actividad, y en el aparato comenzaba a pre­pararse la lucha encubierta pero intensa contra el "trotskismo". Groman volvió a las filas mencheviques en 1926. Ginzburg, después de que influyó durante bastante tiempo sobre el Consejo Supremo de la Economía Nacional, volvió al menchevismo en 1927, tras un interludio de seis años, igual que el otro pilar del Consejo, Sokolovski[2]. Los demás volvieron en 1928, algunos sólo en 1929. Finalmente, según la acusación, a comienzos de 1928 se formó el "Buró de la Unión", el Comité Central de los mencheviques rusos. La siguien­te observación de la acusación señala la importancia de este dato: "Entre 1924 y 1930 la socialdemocracia menchevique evolucionó de una posición pacifista al planteamiento de la insurrección armada dentro del país y la intervención armada desde el exterior."

Ahora todo está claro. Precisamente en la época en que la burocracia stalinista intensificó su lucha "armada" contra la Oposición de Izquierda, los mencheviques desarmaron su partido, o finalmente rompieron con él, considerando que no hacia falta para satisfacer sus necesidades. O se dedicaron a la política pacifista, de gabinete, que también servía de base a sus esperanzas en la evolución burguesa de los bolcheviques. El pogro­mo contra la Oposición de Izquierda fue la condición previa para la reconciliación de los mencheviques con la burocracia stalinista. Este es el hecho más impor­tante del veredicto del 23 de febrero de 1931, señalado simplemente pero con precisión.

¿Cuándo comenzó el giro de Stalin a la izquierda? El 15 de febrero de 1928, cuando se lo decretó abiertamente por primera vez en el editorial de Pravda. Como ya dijimos, el Buró de la Unión se constituyó definiti­vamente a comienzos de 1928. Los vuelcos políticos de ambos procesos coinciden totalmente. En el preciso momento en que la burocracia stalinista, por temor a la Oposición -a la que no conseguía hacer desaparecer con sus pogromos-, se veía obligada a girar hacia la izquierda, los mencheviques se nucleaban alrededor de la bandera del derrocamiento del régimen soviético.

El veredicto del juicio a los especialistas en sabotaje establece, en base al testimonio de los acusados, que entre 1923 y 1928 la tarea esencial de los ingenieros saboteadores que estaban en la Comisión de Planifi­cación Estatal, en el Consejo Supremo de la Economía Nacional y en otros centros directivos de la economía consistió en disminuir artificialmente el ritmo de la industrialización y de la colectivización. Precisamente en base a los datos técnicos y económicos de Ramzin y Osadchi por un lado, y de Groman, Ginzburg y Soko­lovski por el otro, el Comité Central lanzó un furioso ataque contra los "superindustrializadores", en defen­sa de una línea seudoleninista. En cuanto al ritmo de industrialización, el acusado Ramzin declaró: "Los organismos que fundamentalmente decidían estos problemas estaban totalmente en manos del Partido Industrial." Los mencheviques estaban al servicio del centro industrial del exterior. La lucha contra la Oposi­ción convirtió a Stalin en el portavoz de las dos partes, el Partido Menchevique y el Partido Industrial.

Según la confesión de Ramzin y los demás, a partir de 1928 se hizo imposible el sabotaje legal a través de la reducción artificial del ritmo de industrialización, debido al giro demasiado abrupto de la política oficial. Fue en ese momento que se formó el "Buró de la Unión" menchevique, completando así el giro abrupto de los métodos mencheviques de lucha contra el poder soviético. Esta tarea acercó al Buró a los especialistas contrarrevolucionarios y la burguesía exiliada.

Hay solamente dos líneas firmes y serias: la de la burguesía imperialista y la del proletariado revolucionario. El menchevismo es la máscara democrática de la primera, el stalinismo la deformación centrista de la segunda. Impulsados por el ardor de la lucha contra la tracción proletaria revolucionaria coherente, los cen­tristas se encontraron en un mismo bloque, no formal pero sí muy eficaz, con los mencheviques; de este modo los centristas hicieron inconscientemente lo que los mencheviques hacían conscientemente: realizar los objetivos del estado mayor capitalista extranjero. A partir del momento en que los centristas, por presión de la Oposición de Izquierda, se volcaron abruptamente hacia la izquierda -principios de 1928-, los mencheviques se volcaron abruptamente al bloque abierto con la burguesía mundial. Esa es la ubicación real e indis­cutible de las piezas en el tablero de ajedrez político.

Los Ramzins, los Osadchis y los mencheviques han confesado. No nos interesa demasiado saber hasta qué punto son sinceras estas confesiones. Sin embargo, no cabe duda de que en el próximo juicio saldrán a luz las transgresiones de los saboteadores culpables de que se acelerara en forma abrupta la desproporción en la colectivización total y en la deskulakización administrativa. El juicio demostrará que así como entre 1923 y 1928 los mencheviques consideraron, con razón, que el camino hacia la degeneración burguesa del sistema soviético pasaba por el retraso de la industrialización, a partir de 1928 muchos de ellos se convirtieron en verdaderos superindustrializantes para preparar, por medio del aventurerismo político, el derrumbe político de la dictadura del proletariado.



[1] La ubicación real de las piezas en el tablero de ajedrez político. The Militant, 15 de abril de 1931. El acta de acusación en el juicio contra los mencheviques se publicó el 23 de febrero de 1931; el juicio en sí tuvo lugar entre el 1º y 8 de marzo. Eran catorce los acusados de montar una ’"organización contrarrevolucionaria menchevique" que complotaba para "restaurar el sistema capitalista por medio de una invasión armada a la URSS de bandas de capitalistas extranjeros". Se los acusaba de estar ligados al Partido Indus­trial y a la Segunda Internacional, al estado mayor francés, etcétera. Todos "confesaron" su culpabilidad y fueron condenados, pero sus condenas no fueron graves: sumaban un total de cincuenta y tres años de cárcel.

[2] Abram Ginzburg (n. 1878): economista menchevique, comenzó a trabajar en el consejo Supremo de la Economía Nacional en 1922. Aron Sokolovski (n. 1883): miembro de la Federación Judía, se vinculó al consejo desde 1921.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?