Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

Informe sobre América Latina a la Conferencia de mayo de 1940

Artículo traducido del Cahiers Leon Trotsky N’ 11, septiembre de 1982, publicado por el Instituto León Trotsky de Francia.

 

Estamos obligados a limitar nuestro informe a observaciones generales sobre las diferentes secciones y grupos de América Latina por las siguientes consideraciones:

 

1- La información a nuestra disposición tiene un carácter general limitado; no tenemos información detallada sobre la fuerza organizativa de los distintos grupos y secciones.

2- El movimiento está en un proceso de formación política y organizativa que refleja el carácter general del movimiento obrero latinoamericano. Por esto estimamos conveniente abstenernos, al menos por el momento, de realizar una apreciación política sobre la naturaleza teórica de los grupos y secciones porque sería prematuro expresar una opinión precisa sobre una cuestión tan importante.

3- La representación de nuestro movimiento latinoamericano en esta Conferencia es de una naturaleza tal que no se hace posible discutir los problemas políticos y organizativos de estos países.

4- En muchos países, que citaremos más adelante, dos o más grupos adhieren a la Cuarta Internacional con divergencias políticas y organizativas que aún no han tomado una forma clara. La política del departamento latinoamericano (DLA) ha estado orientada hacia su unificación en una sola organización. Entonces toda precisión sobre el carácter político de estos grupos en esos países bajo estas circunstancias dadas podría no resultar positiva para los intereses superiores de la Cuarta Internacional. En consecuencia, luego de esta breve explicación, comenzamos el informe.

 

Brasil

El movimiento por la Cuarta Internacional en Brasil es uno de los más antiguos del continente; se organizó alrededor de 1931-1932. Desde su formación atravesó numerosas crisis políticas y organizativas. Políticamente, es uno de los grupos más activos; pero, por el hecho de su falta de dirección política firme y estable, su vida política reviste una forma desorganizada que se traduce muy a menudo en crisis organizativas. El giro francés lo condujo a una desorganización completa e hizo falta mucho tiempo para que se reorganice. En el presente, según las informaciones que disponemos, el grupo brasilero apoya la posición de quienes desertaron del SWP. Se constituyó bajo el nombre de Partido Socialista Revolucionario. Según un informe del camarada Smith, tiene alrededor de 50 miembros. No tenemos relaciones directas con ellos por el hecho de que Lebrún, quien desertó de la Cuarta Internacional, se negó a darnos su dirección.

Argentina

En Argentina, el movimiento por la Cuarta Internacional nació aproximadamente en 1930. Actualmente tiene tres grupos, todos pertenecientes a la Cuarta Internacional, el Grupo Obrero Revolucionario, la Liga Socialista Revolucionaria (ambos en Buenos Aires) y la Liga Marxista de Córdoba.

El Grupo Obrero Revolucionario fue formado no hace mucho tiempo por los camaradas Fossa y Justo. Publica un diario titulado La Nueva Internacional. El camarada Justo publicó algunos folletos como “¿Qué quiere la IV Internacional?”, “La revolución mundial y la traición stalinista”, “Centrismo, oportunismo y bolchevismo”, “Nuestras perspectivas políticas”, etc. Esto grupo atravesó recientemente una crisis organizativa de la que aún ignoramos su naturaleza.

La Liga Socialista Revolucionaria también fue formada recientemente, como resultado de la fusión entre el grupo Nueva Etapa y el grupo Inicial. No conocemos la base política de esta fusión. Estos dos grupos ya existían desde hace 8 o 9 años. Hacia 1935 unieron sus fuerzas en una organización única pero su unificación no duró mucho tiempo. El nombre de su periódico es Inicial.

La Liga Marxista de Córdoba está formada por alrededor de 10 camaradas. No hemos sabido nada de ella desde hace tiempo; no tiene órgano oficial.

El departamento latinoamericano trató de unificar a todos los grupos en una única organización pero hasta ahora ha fracasado en sus esfuerzos. Al comienzo, las divergencias entre ellos tenían un carácter bastante secundario y sobretodo personal. Pero ahora hay indicios de que las divergencias están por tomar un carácter político. En el Número 7 de Inicial apareció un artículo programático sobre la naturaleza de la revolución en Argentina, en el que se trata de demostrar que ésta será exclusivamente socialista. Hace poco tiempo el GOR escribió al DLA una carta solicitándole ser reconocido como sección argentina de la IVa. El departamento decidió prolongar o aplazar toda decisión definitiva sobre esta cuestión para el estudio y la observación ulterior del desarrollo político de los diversos grupos. El grupo Inicial puso como condición para una unificación con el GOR la expulsión del camarada Justo. El DLA le envió un comunicado especial expresando su desacuerdo con este ultimátum. El artículo programático de Inicial cambia en cierta medida esta situación, según nuestra opinión. Estamos ahora frente a una situación en la que las divergencias toman una forma política y en consecuencia será más fácil para nosotros decidir quién de estos grupo representa las ideas de la IVa.

Chile

Hay en este país dos grupos que adhieren a la IVa: Partido Obrero Revolucionario y Grupo Internacionalista Obrero. También existe un nuevo movimiento llamado Partido Socialista Revolucionario, que se escindió recientemente del Partido Socialista y se ha pronunciado a favor de la IVa.

El POR está compuesto esencialmente de camaradas que pertenecieron a la ex Izquierda Comunista. Publica periódicamente Alianza Obrera. Hace poco sobre la cuestión de la guerra hizo varias reuniones con éxito en Santiago. No conocemos aún su posición sobre la naturaleza de la URSS. Su órgano público no indica que hayan tomado una posición contraria a la posición oficial de la IVa. No sabemos nada de ellos desde hace varios meses.

El GIO también es un residuo de la ex Izquierda Comunista. No tiene órgano público oficial o regular aunque ha publicado un cierto número de boletines y otros materiales. Parece que hubiera obtenido buenos resultados en su trabajo en el seno del Partido Socialista y la juventud. Si nos apoyamos en el informe del camarada Fermín Olea, que es miembro del PSR, el GIO forma parte de un comité que trata de unificar a todas las fuerzas de la IVa en una sola organización.

Todavía no hemos establecido contacto formal y oficial con el PSR. El DLA, luego de haber conocido el informe del camarada Fermín Olea, miembro del PSR, decidió dirigirles una comunicación oficial para establecer relaciones con el PSR y decidió invitar a este último a enviar un delegado fraternal a la Conferencia.

Tanto en Chile como en Argentina la política del DLA tuvo su eje en la unificación de los grupos en una sola organización. Es necesario destacar que en Chile las divergencias tienen desde el comienzo una base política. El GIO manifestó alrededor de algunas cuestiones políticas, una tendencia al oportunismo, mientras que el POR manifestaba tendencias en sentido inverso: flexibilidad insuficiente sobre los problemas de carácter organizativo práctico. Todavía es difícil determinar si estas manifestaciones políticas y organizativas tienen una base teórica general o si ellas no son más que expresiones aisladas debidas a los procesos políticos y organizativos de formación. Hasta el momento nuestros esfuerzos por la unificación han fracasado. El GIO está por la unificación pero el POR está en contra. Su argumento es que no tiene nada que hacer con los centristas. Hace poco tiempo, el POR escribió al DLA una carta pidiéndole ser reconocido como sección chilena de la IVa y que ésta rompa relaciones con el GIO. Hemos rechazado esta propuesta sobre la base de que sería erróneo excluir un grupo de revolucionarios de las filas de la IVa en base a manifestaciones políticas poco claras y mal definidas. Les hemos aconsejado adoptar una actitud fraternal en lugar de su actual actitud hostil con respecto al GIO. No conocemos aún su reacción frente a esta comunicación.

Uruguay

Nuestro movimiento en Uruguay es muy débil. Actualmente existen dos grupos, ambos adherentes a la IV Internacional. Estos grupos estaban unificados hasta hace poco en una organización única. Según nuestras informaciones la escisión no se produjo sobre una base política. Los nombres de estos grupos son: Liga Bolchevique Leninista y Grupo Obrero Revolucionario. El GOR publica una revista, que no aparece muy regularmente, llamada Contra la Corriente. En su primer número tenía una editorial muy confusa sobre la cuestión ruso finlandesa. En general esta revista tiene un carácter político mediocre. La Liga Bolchevique Leninista no tiene órgano oficial, pero publicó numerosos manifiestos sobre el problema de la guerra. Sobre la base de informaciones recibidas, los camaradas que forman el GOR son los responsables de la escisión. Esta información nos ha sido suministrada por el secretario de la LBL. No hemos recibido nada del GOR. El DLA le escribió al GOR para pedir la información.

Bolivia

El movimiento por la IVa Internacional en Bolivia se remonta a 1934 aproximadamente con el nombre de Partido Obrero Revolucionario. Fue desde sus comienzos una organización confusa. El resultado es que la organización atravesó una serie de crisis organizativas. Uno de sus dirigentes, Tristán Marof, un típico radical pequeño burgués que utiliza la fraseología socialista, traicionó y desertó del movimiento, aunque se diga aún partidario de la IV Internacional. Siempre trata de formar un nuevo partido socialista. Colaboró con la dictadura semifascista de Busch, desacreditando así a nuestro movimiento en Bolivia. Para tener una mejor comprensión de la significación real de la naturaleza de la crisis que atraviesa nuestra sección boliviana hay que tener en mente que Tristán Marof es una persona con un pasado revolucionario y que en consecuencia es popular en algunos sectores de fuerzas antimperialistas. Los militantes revolucionarios que permanecen leales al socialismo revolucionario tratan de reorganizar sus fuerzas bajo la bandera del POR y de la IV Internacional. Hace poco tiempo, nos dirigieron una carta oficial pidiendo su admisión en las filas de la IVa. Según el documento, elaborado bajo forma de tesis que nos dirigieron, pensamos que son en general revolucionarios, pero de forma incompleta con respecto a muchas cuestiones. Es natural que tomemos en consideración el hecho de que nuestro movimiento, no sólo en Bolivia, sino también en los otros países latinoamericanos, está en el camino no sólo de su organización sino de su formación política. Nuestra sección boliviana no tiene aún un órgano oficial.

Cuba

El Partido Bolchevique Leninista de Cuba es una de las secciones más antiguas del continente latinoamericano: se formó hacia 1932. Su núcleo de base provino del Partido Comunista de Cuba como resultado de una escisión. Muchos dirigentes del primer período desertaron de nuestro movimiento y se sumaron a las filas de la pequeño burguesía. Al comienzo tenía alguna influencia e incluso puestos de dirección en algunos sindicatos, pero en los últimos años, como resultado de las condiciones generales del país y de la deserción de algunos de sus dirigentes, los lazos con el movimiento de masas se debilitaron, lo que provocó algunas dificultades internas. Según las últimas informaciones, nuestra sección cubana tomó medidas excepcionales para resolverlas. Puso en pie un comité ejecutivo nacional provisorio, formado por los antiguos miembros del CEN y por los militantes más activos de La Habana, cuya tarea es la de asegurar la preparación de una conferencia nacional. En esta tarea, el DLA ayudó a la sección cubana, que había solicitado al departamento su intervención, respondiendo a los camaradas de Santiago de Cuba que no hicieran nada que pudiera hacer peligrar la unidad del partido. Según las últimas informaciones están haciendo particulares esfuerzos para entrar en el movimiento sindical y romper su aislamiento. Luego de su formación, el partido ha publicado varios órganos de prensa y folletos. Por las difíciles condiciones financieras, por el momento no han podido publicar un órgano regular. Han publicado un largo manifiesto sobre la cuestión de la guerra y otros varios sobre los problemas del movimiento revolucionario.

México

Nuestra sección mexicana también es una de las más antiguas del continente americano: se formó hacia 1930. Carente de cuadros políticos dirigentes, atravesó numerosas crisis. No hace mucho tiempo, atravesó una crisis interna que se resolvió por la deserción de los grupos de Galicia y Carabajal de nuestra sección y, más tarde, por la deserción del pintor Diego Rivera, quien abandonó el movimiento revolucionario para unirse a la política burguesa. Nuestra sección mexicana, con la cooperación del DLA, reorganizó sus fuerzas bajo el nombre de Partido Obrero Internacionalista. Cuenta con alrededor de 30 camaradas en Ciudad de México y con lazos en varias ciudades del país. Publica una revista teórica llamada Clave y, cada tanto, Lucha Obrera. Su relación con el movimiento sindical es débil. Es una de las secciones más activas de los países latinoamericanos.

 

Puerto Rico

Nuestra sección portorriqueña se constituyó en 1933 con el nombre de Partido Comunista Independiente. Su principal dirigente, Vergne Ortiz, era el organizador del Partido Comunista de ese país. Es un grupo numéricamente débil dadas sus grandes dificultades financieras en las que nuestros camaradas trabajan y por las condiciones generales de desarrollo actual del movimiento obrero. Publica regularmente Chispa, una publicación mimeografiada y algunos folletos. Dadas las grandes dificultades financieras que entorpecen el trabajo de nuestros camaradas en la isla y dado que Puerto Rico es una posesión colonial de los Estados Unidos imperialistas, consideramos que nuestra sección norteamericana debería darle más atención que la que le dio, a las necesidades y a los problemas de estos camaradas.

Pequeños grupos y contactos en otros países

En Cali Colombia, tuvimos durante varios años ¡in pequeño grupo de camaradas sin ningún elemento dirigente. Es muy débil organizativamente. En Panamá, tuvimos un pequeño grupo que desapareció como fuerza organizada, y ahora no tenemos más contacto que con un camarada. En Perú, según una información aparecida en una revista argentina que se llama Claridad, existe un grupo que apoya la IV Internacional, pero hasta ahora no hemos logrado tomar contacto con ellos. También hay camaradas en las filas de la IV en algunos países de América Central.

Este informe breve y muy general permite ver claramente que de forma deliberada hemos caracterizado al estado actual de nuestras fuerzas en América Latina como un movimiento en camino de formación política u organizativa. Tratamos de resumir en una fórmula única el carácter general, político y organizativo, de las fuerzas actuales de la IV Internacional en estos países con el objetivo deliberado de sacar las conclusiones políticas y organizativas necesarias. Un movimiento de esta naturaleza tiene más necesidad de consejos y de atención que un movimiento maduro: tiene necesidad de tina dirección en los problemas cotidianos que afronta. Al respecto debemos decir que hasta el momento no hemos sido capaces de satisfacer esta necesidad urgente en la vida de la IV Internacional.

Los diferentes centros de la IV Internacional que se crearon con nombres y formas distintas directamente de ella o de nuestra sección norteamericana eran de una naturaleza tal que no podían responder a las exigencias y a las necesidades. Todos, por regla general, han sido incapaces de actuar como organismos administrativos y coordinadores, y sólo en algunos asuntos aislados han actuado como centros políticos. El DLA es una muestra de esta situación. Con relación a esto hay que decir que hasta el momento no hemos sido capaces de estabilizar una vida normal para ninguno de estos organismos. El SLA es un excelente ejemplo de esta situación general.

Hasta ahora no fuimos capaces de normalizar ni de estabilizar la vida del DLA, sobre todo por el hecho de que nos han faltado las fuerzas que se necesitan para participar en este trabajo especial. Desde el Congreso Mundial de la IV Internacional, la vida y la actividad del DLA se encontró con muchas dificultades que afectaron inevitablemente el trabajo de la IVa en América Latina. Antes de ese Congreso, luego de una reorganización de las tareas de DLA, habíamos llegado a establecer relaciones con todas las fuerzas de la IVa en América Latina y a tomar medidas de coordinación del trabajo; pero después de la decisión del Congreso de enviar a Lebrún a Estados Unidos y de confiarle la responsabilidad del trabajo en los países de América Latina, se perturbó y se destruyó el trabajo que se había realizado. En el curso de 6 o 7 meses durante los cuales ocupó el secretariado del DLA, demostró una lamentable deficiencia. Su incapacidad administrativa llegó hasta abandonar toda relación con los grupos y las secciones latinoamericanas y a paralizar el trabajo del DLA. No se contestaban las cartas, las reuniones de departamento sólo se convocaban cuando había problemas, pero sólo en función de sus conveniencias personales. Desde su reemplazo como secretario, hemos podido restablecer y en cierto sentido normalizar la vida y el trabajo del DLA. Al respecto, hay que decir que la controversia sobre la cuestión de la URSS tuvo repercusiones en el departamento. De los cinco miembros que lo componían, dos, Lebrún y Bergner, desertaron de la bandera y de las filas de la IV Internacional. Es preciso decir aquí también en relación con nuestro trabajo de coordinación de las relaciones y actividades de las fuerzas de la IV Internacional en América Latina, que el departamento latinoamericano no recibió la cooperación necesaria de nuestros grupos y secciones en el continente latinoamericano a causa de las razones antes expuestas, es decir, por el hecho de que nuestro movimiento está en camino de su organización político organizativa y también por el hecho de que el DLA mismo es débil siendo incapaz hasta el momento de jugar el rol de auténtico dirigente. La situación se refleja mejor en el Boletín de Información, órgano oficial del DLA. No sólo que el Boletín no pudo aparecer regularmente sino que tampoco pudo desarrollarse lo suficiente como para expresar los problemas políticos y organizativos a los que está confrontado el movimiento revolucionario en América Latina. En m as de un año, sólo aparecieron siete números.

Como se ve, nos enfrentamos a la urgente necesidad de reorganizar y reforzar el trabajo de la IV en los países latinoamericanos. En resumen, proponemos las siguientes medidas:

1- Debería crearse un DLA provisorio reorganizado con la tarea de la preparación del terreno político y organizativo para una conferencia latinoamericana, con el objetivo de elaborar los documentos programáticos necesarios de la IV Internacional sobre la naturaleza de los problemas específicos del movimiento revolucionario en América Latina y de crear los órganos dirigentes necesarios.

2- En vista del hecho de que no tenemos aquí las fuerzas necesarias para cumplir las tareas del DLA provisorio, consideramos necesario hacer un esfuerzo por hacer venir de América Latina a un camarada para reforzar el centro y desarrollar así una dirección continental.

3- En esta tarea, consideramos que nuestra sección norteamericana, que es la más fuerte, no sólo políticamente sino organizativamente deberá en el futuro tener más responsabilidades y prestar más atención al trabajo y a los problemas de la IV Internacional en las regiones latinoamericanas.

4- La vida del Boletín debe ser normalizada. Ahora, más que nunca, considerando la crisis de la guerra y el carácter general del desarrollo de nuestras fuerzas en el continente, hay una necesidad absoluta e indispensable de un órgano de ese tipo.

Informe al CPA de González y Colay

PD: Luego de haber terminado este informe recibimos un mensaje de Chile en el que el GIO, el PSR y la IRS, las dos últimas organizaciones escindidas recientemente del Partido Socialista se fusionaron en una organización única bajo el nombre de Partido Obrero Internacionalista, y pidieron su admisión en la IV. También nos informan que el POR mantiene negociaciones con el fin de unirse al partido.



¿Quién eres?
Tu mensaje
  • En este formulario se pueden ingresar atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deja líneas vacías.