Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

Al zarpar de Turquía[1]

Declaración a la prensa

 

 

19 de julio de 1933

 

 

 

El camarada Trotsky, exiliado de la URSS por la fracción stalinista, acaba de ganar el derecho de salir de Turquía. L ’Humanité aprovechó la oportunidad para publicar una noticia digna de los guardias blancos. Veamos cómo son los hechos reales y cuál es su impor­tancia.

Stalin deportó a Trotsky de la URSS bajo la presión de los enemigos del proletariado. El compañero de Lenin, el creador del Ejército Rojo, era una espina clavada entre los partidarios del "socialismo en un solo país". Durante varios años los gobiernos capitalistas, presionados directamente por la diplomacia soviética, le negaron a Trotsky el derecho de asilo. Cuando viajó a Copenhague a pronunciar una conferencia, gracias a la presión del embajador soviético Kobietski y las denuncias de TASS lo autorizaron a permanecer tan sólo una semana.

Los comunistas siempre han levantado la consigna de derecho de asilo para los revolucionarios, sobre todo en los países que se reclaman "democráticos". Miles de camaradas alemanes se valen actualmente de este derecho en Francia: por ejemplo, Paul Schwent, diputa­do comunista del Landtag, tiene autorización para cele­brar mítines; a Muenzenberg se le permite mantener su empresa editorial, etcétera. Es este derecho, reco­nocido y pisoteado por todos los estados democráti­cos, siempre condicional pero susceptible de ser ampliado, el que utilizó el camarada Trotsky.

A L ’Humanité le convendría más guardar sus criti­cas para Radek y la forma en que lo recibió la prensa burguesa polaca, para las declaraciones de Litvinov, etcétera.

El odio fraccional de los stalinistas los lleva a no disimular sus amenazas contra el camarada Trotsky. Los obreros no manifestaron contra Trotsky en El Pireo ni en Copenhague. Las únicas manifestaciones hostiles fueron los artículos viles y provocadores de la prensa stalinista, que complementaron a los de las Guardias Blancas. El frente único Stalin-Turkul[2] amenaza a nuestro camarada. L ’Humanité lo provoca abiertamen­te. Declaramos categóricamente que el Buró Político, a cargo del periódico, tendrá toda la responsabilidad de las provocaciones contra el camarada Trotsky, que permanece bajo la protección de la vanguardia prole­taria internacional.



[1] Al zarpar de Turquia. La Verité, 21 de julio de 1933. Sin firma. Traducido ¡al inglés] por Jeff White.

[2] El general Anton W. Turkul: comandante de los Guardias Blancos en la Guerra civil y luego exiliado, según Die Rote Fahne de octubre de 1931, preparaba un atentado contra Trotsky en Prinkipo. De acuerdo al mismo informe, de lograr sus objetivos tenia la intención de echarle la culpa al gobierno soviético. Aparentemente, el informe estaba motivado por el deseo de los stalinistas de no cargar con esa responsabilidad (ver Escritos 1930-1931). Tanta los exiliados blancos en Francia como los stalinistas franceses atacaron ruidosamente al gobierno por concederle asilo a Trotsky.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?