Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

El error del Secretariado Internacional[1]

 

 

4 de enero de 1933

 

 

 

Al Secretariado Internacional y a todas las secciones de la Oposición de Izquierda Internacional (bolcheviques leninistas)

 

Queridos camaradas:

 

Debido a una serie de circunstancias fortuitas adversas, sólo hasta hoy, 4 de enero, pude recibir las actas del Secretariado Internacional del 15 de diciembre. Espero que todas las secciones hayan leído atentamente la declaración de Well y las respuestas de los camaradas Witte y Kin (el camarada Bauer,[2] por falta de tiempo, se limitó a suscribir sus declaraciones). Pero descubro que los camaradas Witte y Kin se expresaron de manera excesivamente tibia y no sacaron las conclusiones necesarias.

¿Qué dijo Well, exactamente? Enumeremos sus declaraciones:

1. Que el sector de la dirección de la Oposición de Izquierda alemana que apoya las posiciones de la Oposición de Izquierda Internacional es una camarilla.

2. Esta “camarilla” (el término se refiere, de hecho, a la Oposición de Izquierda Internacional) se caracteriza por minimizar intencionalmente las “conquistas” de la burocracia stalinista.

3. “Los informes que Bauer transmitió a Trotsky son falsos y calumniosos. Exactamente lo mismo dijeron Landau antes de romper, y Mill y Cía. antes de capitular. Los peores informes sobre Well los dio el propio Well en sus cartas. Declaro que los comunicados del camarada Bauer siempre fueron los más objetivos, concienzudos y serios, a diferencia de los de Well, que constantemente estaban animados de un tono maligno, personal y desleal.

4. Well se opone a la acusación política que lanzamos contra Stalin porque señalamos que aplica una política internacional antiproletaria. Se constituye así en abogado defensor de Stalin, quien, además, agrega a su trabajo principal el de verdugo de los camaradas que comparten nuestras posiciones.

5. Well se opone a la teoría del bonapartismo.

6. Well se opone a la teoría del Termidor.

7. Well afirma que la limpieza que se va a realizar próximamente en el partido es un paso adelante. Sin embargo, la depuración empieza y termina con la represión de los camaradas que comparten nuestras posiciones y con la destrucción de todo pensamiento y critica marxista en el partido.

8. Well afirma que ya nadie habla del Segundo Plan Quinquenal, cosa que sólo él ha descubierto.

9. Well declara que ya nadie habla del “social-fascismo”, lo que se contrapone absolutamente con las resoluciones del Duodécimo Plenario del Comité Ejecutivo de la Internacional Comunista.

10. Well proclama, “Debemos aproximarnos al partido”. Se refiere a la burocracia stalinista; y el precio que piensa pagar por esa aproximación es el abandono del pensamiento marxista.

11. Para colmo afirma que el plan quinquenal fue “casi” cumplido.

12. Dice que la Oposición rusa ya no existe.

13. Difunde la declaración de los stalinistas de que Zinoviev y Kamenev[3] eligieron voluntariamente el triste destino que Stalin les asignó.

14. En la declaración que firmó, en la que expone sus verdaderas posiciones sin ocultarlas, Well sostiene que la dirección de la Oposición rusa, en el artículo sobre la política exterior stalinista, capítula ante “Urbahns, Korsch, Sapronov[4] y demás enemigos del partido y la Comintern”. Capitular ante los enemigos del partido significa pasar al bando de la contrarrevolución.

Espero que esta enumeración sea suficiente. Zinoviev, Radek y los demás, veinticuatro horas antes de su propia capitulación, acusaron a Trotsky de capitular ante Sapronov. El hecho de que los individuos antes mencionados hayan formulado sus acusaciones de manera más astuta y decente difícilmente constituye una circunstancia atenuante para Well. Acusa al periódico de la Oposición rusa de cruzarse al bando del enemigo del partido y, al mismo tiempo, afirma que la política proletaria de Stalin está por encima de toda sospecha, inclusive de toda crítica. Está en contra de la teoría del Termidor. Entonces, ¿a favor de qué está? Al enumerar los puntos que lo separan tajantemente de la Oposición de Izquierda Internacional, Well se ha olvidado de una sola cosa, a saber, de señalar cuales son las cuestiones que todavía lo vinculan a la Oposición de Izquierda.

Imaginémonos por un momento que los miles de bolcheviques leninistas encarcelados, exiliados y perseguidos en la URSS leen el discurso de Well. ¿Qué podrían pensar o decir? Una sola cosa: “Well es un enemigo declarado, un agente del stalinismo”. Aquí no se puede hablar de ocultación, puesto que declara bastante abiertamente su conocimiento del stalinismo. Surge la pregunta: Embarcados en una guerra implacable contra los stalinistas que, por medio de la diplomacia y la policía capitalista, nos persiguen en todos los países, ¿podemos tolerar en nuestras filas la presencia de stalinistas de segundo orden? Creo que no.

No es un secreto para nadie que las posiciones de Well son totalmente confusas. En vano intentamos a través de innumerables cartas aportarle algo de claridad. Su confusión se cristalizó en stalinismo. No es casual: después de todo, el centrismo no es sino equivocación cristalizada. Pero precisamente, en virtud de su formulación clara y abiertamente stalinista, Well ha demostrado que no existen bases para proseguir la discusión. Y opino que justamente allí reside el error del Secretariado Internacional. No basta con que dos miembros expresen una posición y un tercero la comparta. Tenían el deber, ya que el Secretariado es nuestra máxima instancia, de declarar que las posiciones de Well son incompatibles con la afiliación a la Oposición de Izquierda. Y era esta resolución, no sólo las actas, lo que el Secretariado Internacional debió haber sometido al examen y ratificación de todas las secciones.

Por mi parte, no vacilo un instante en declarar, en nombre de la Oposición rusa que, a pesar de todas las calumnias stalinistas, existe, crece, lucha y acrecienta su influencia, lo siguiente: “Si Well ratifica las posiciones mencionadas en las actas del 15 de diciembre, no debe permanecer ni veinticuatro horas más en nuestras filas”. Esa es la propuesta formal que hago al Secretariado Internacional y a todas las secciones.

Con saludos comunistas,

 

G. Gourov [L. Trotsky]



[1] El error del Secretariado Internacional. Boletín Interno. Liga Comunista de Norteamérica, Nº 8, 28 de enero de 1933. Firmado “G. Gourov”.

[2] Witte, Kin y Eugene Bauer: miembros del Secretariado Internacional de la Oposición de Izquierda Internacional.

[3] León Kamenev (1883-1936): viejo bolchevique; junto con Zinoviev y Stalin, integrante de la “troika” que inició la cruzada contra el “trotskismo”. Luego ambos formaron la Oposición Conjunta con Trotsky, y contra Stalin, hasta que fue derrotada y sus dirigentes expulsados. Capituló junto con Zinoviev ante Stalin en 1927 y reingresó al partido en 1928; expulsado en 1932, volvió a capitular en 1933. Fue ejecutado, junto con Zinoviev, después de la primera farsa judicial de Moscú en 1936.

[4] Karl Korsch (1889-1961): ministro del gobierno comunista-socialdemócrata de Turingia en 1923. Fue expulsado del PC, acusado de “trotskista”, en 1929. Fundó una pequeña secta ultraizquierdista. Autor de varios libros, entre ellos Karl Marx (1938) y Marxismus und Philosophie. T. V. Sapronov (1887-1939): dirigente del Grupo Centralismo Democrático o Decemista que desarrolló concepciones ultraizquierdistas sobre el carácter de la URSS.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?