Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

La Oposición belga y su periódico[1]

 

 

20 de diciembre de 1932

 

 

 

A la sección belga

 

Estimados camaradas:

 

Desde hace poco tiempo, ustedes comenzaron a publicar su periódico semanalmente; ahora piensan agrandar el formato. Es un gran avance. Nuestra alegría es mayor, puesto que vuestro periódico no depende de aportes casuales sino de una organización proletaria. En este sentido la sección belga puede y debe convertirse en ejemplo para muchas otras.

Después de un período de decadencia, la Oposición belga, purgada del diletantismo intelectual, avanza consecuentemente. Con ello no quiero decir, desde luego, que nuestro movimiento no necesita a los intelectuales. Semejante punto de vista revelaría prejuicios mezquinos. Los intelectuales revolucionarios que se ponen a disposición de una organización obrera pueden prestarle valiosos servicios en virtud de sus conocimientos especiales. Pero los diletantes, que de vez en cuando se dan una vuelta por el movimiento revolucionario para dignarse dirigir a la clase obrera en sus ratos de ocio... esa clase de “dirigentes” sólo sirven para hacer daño.

La organización de ustedes está estrechamente ligada a las masas trabajadoras. Lo volvió a demostrar en la huelga reciente. Prueban las ideas y métodos de la Oposición a través de la experiencia de la lucha de clases; es la única manera de lograr que dichas ideas y métodos penetren en la conciencia de los obreros. En términos generales, esto es absolutamente necesario para la vitalidad de la tendencia revolucionaria y su crecimiento sistemático.

Espero que sigan la discusión en curso en la Oposición de Izquierda alemana. A pesar de los avances experimentados durante el año pasado, es obvio que nuestra sección alemana no se ha librado completamente de los métodos de diletantismo intelectual, que inducen a la dirección a vacilar en forma intolerable. La sección alemana tiene la tarea de ponerse bajo el control de los obreros avanzados ligados a las organizaciones de masas. Los camaradas belgas, debido a su ejemplo y consejos, pueden prestarle gran ayuda en ese sentido.

Nuestra prensa no puede confiar en el aparato capitalista para su distribución. Nuestro aparato es la dedicación de los obreros a su causa, a su organización y a su prensa. La experiencia de ustedes demuestra que ésta es la única garantía de éxito.

Con mis mejores deseos y saludos comunistas,

 

L. Trotsky



[1] La Oposición belga y su periódico. La voix communiste (La voz comunista, semanario de la Oposición de Izquierda belga), 1º de enero de 1933. Traducido al inglés por J.R. Fidler.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?