Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

Nuevamente acerca de la discusión en Norteamérica[1]

 

 

17 de abril de 1933

 

 

 

Al Secretariado Internacional

(Copia al Comité Central de la Liga norteamericana)

 

Estimados camaradas:

 

A ustedes les pareció que mi carta podría interpre­tarse como si yo tomara partido por la minoría y contra la mayoría del Comité Central de nuestra sección norteamericana. Si esa es la impresión que tienen, me expresé mal. Al intervenir en este problema traté de hacer caso omiso de nuestras experiencias a nivel in­ternacional (el caso del camarada Shachtman)[2] y seguir paso a paso, sin la menor interferencia a favor de uno u otro bando, el desarrollo de los conflictos in­ternos y las diferencias en la sección norteamericana.

Me parecía -y todavía me parece- que la minoría atribuye una importancia excesiva a la conferencia na­cional: no la ve como una reunión política ordinaria de una organización revolucionaria sino como un medio para resolver la lucha interna con métodos organizati­vos, es decir, esperando obtener eventualmente una reducida mayoría en la votación. Opino firmemente que en esta etapa no existen métodos organizativos que permitan arribar a una decisión que favorezca el desarrollo de la propia organización. Todo lo contrario, sólo lograran avanzar políticamente si tienen cuidado de no apurar excesivamente las cosas.

También me pareció que la mayoría, como fracción dirigente del Comité Central, demostró cierta impa­ciencia y aplicó o trató de aplicar medidas organizativas que, sin dar resultados permanentes, sólo servirían para agudizar el conflicto.

Observo con satisfacción que la mayoría, por propia iniciativa, ha dejado sin efecto la medida que privaba al camarada Abern[3] de voto efectivo en ausencia del ca­marada Swabeck. Y, si mal no interpreto el sentido de las últimas actas, la reacción de la minoría me resulta bastante inquietante.

Se trata de nuestras posibilidades en la Federación Minera de Illinois. A Cannon[4] lo conocen bien allí; goza de cierto prestigio, debido sobre todo a su activi­dad sindical en el pasado. Todo parecía indicar que él debía ir allá, donde había una situación prometedora. La continuidad del trabajo iniciado también lo exige. Pero la minoría se opuso, planteando como alternativa la candidatura del camarada Shachtman, y me temo que el Comité Central seguirá indeciso.

La única justificación de semejante actitud de la minoría sería la existencia de diferencias profundas respecto de nuestro trabajo entre los mineros. No creo que las críticas de la minoría sean justas, lejos de ello, critican al camarada Allard[5] por no insistir lo sufi­ciente en las posiciones de la Oposición de Izquierda en el periódico sindical que edita. Critican al camarada Cannon por aparecer como representante de los obre­ros progresistas y no como representante de la Liga. No veo en qué se basa la crítica mencionada en primer término; sólo he leído dos números del periódico en cuestión. En uno de ellos los directores dieron gran importancia al discurso del camarada Cannon, discur­so que, desde luego, es también muy importante para nosotros. Es posible que el camarada Allard no aprove­che todas las posibilidades; pero está solo, o lo estaba hasta hace poco. Además, se trata de un periódico sin­dical; el trabajo de redacción requiere gran prudencia. Me parece que la crítica dirigida al camarada Cannon es producto de una intransigencia puramente formal. Creo que el camarada Cannon no debió presentarse como delegado de una organización política como lo es la Liga. En un sindicato, no se logra mucho con las demostraciones políticas, lo importante es penetrar, ganar autoridad, trabajar en sus filas, construir una agrupación, la cual no debe utilizar el nombre de la Liga en todo momento, sobre todo mientras siga siendo una pequeña minoría. El sindicato de masas no es un mitin de una organización política. Naturalmente, para estas cosas no hay reglas fijas; todo depende de las circuns­tancias concretas. Pero me parece -es muy posible que la distancia me induzca a cometer errores - que las objeciones de la minoría revelan un espíritu de for­malismo sectario. En todo caso, no creo que las obje­ciones sean de tanto peso como para impedirle al cama­rada Cannon cumplir una tarea tan importante como la que está realizando entre los mineros.

Puesto que he resuelto seguir paso a paso, el desa­rrollo de la lucha interna, les ruego que no piensen que esta carta es "definitiva". Tiene por objeto complementar la carta anterior, a la luz de nuevas expe­riencias.

 

L. Trotsky



[1] Nuevamente acerca de la discusión en Norteamérica. Boletín Interno. Liga Comunista de Norteamérica, Nº 13, 29 de abril de 1933. esta carta es continuación de la del 7 de marzo, firmada “Gourov”. En ella Trotsky seguía la discusión sobre los problemas internos de la CLA. Años después, B. J. Field publicó trozos de cartas sobre el mismo tema que Trotsky le envió: 13 de abril de 1933: “Es necesario impedir a toda costa que la lucha interna se agudice; los elementos que no militan en ninguna de las dos fracciones deben obligar a los camaradas más intransigentes a ser un poco más pacientes. En este momento, una ruptura sería una catástrofe irreparable[...]”. 5 de mayo de 1933: “La situación de la Liga norteamericana nos preocupa a todos. Puesto que no existen diferencias principistas claras, es necesario crear un amortiguador que atenue los choques e impida una posible ruptura.” (New International Bulletin, enero de 1936.) La disputa quedó resuelta en la primavera de 1933 cuando un plenario de la Oposición Internacional instó a la fracción mayoritaria (Cannon) y a la minoritaria (Shachtman-Abern) a reconocer que sus diferencias no entrañaban problemas de principios y que por consiguiente, debían reducir los roces fraccionales y colaborar en los distintos terrenos de trabajo fructífero que se le abrían a la CLA. El comité nacional de la CLA aprobó la propuesta por unanimidad (ambas resoluciones, la de la Oposición Internacional y la de la CLA están en el Boletín Interno Nº 14, 29 de junio de 1933) y durante varios años ambas fracciones colaboraron activamente en la construcción del partido. Esa situación llegó a su fin en 1939, cuando Shachtman y Abern formaron un bloque con James Burnham e intentaron revisar los principios fundamentales del marxismo. Los documentos que Trotsky escribió para esa discusión (1939-1940) están recopilados en En defensa del marxismo. En su libro The History of American Trotskyism [Historia del Trotskismo norteamericano] basadas en una serie de conferencias pronunciadas en 1942, Cannon dice que las luchas fraccionales de los primeros años de la Oposición “no eran plenamente comprensibles para los militantes, porque las grandes diferencias políticas que subyacían en ellas todavía no habían salido a la superficie. Sin embargo, no eran roces personales, como muchas veces parecieron serlo; al contrario, ahora es evidente para todos que fueron el ensayo general prematuro de la gran lucha definitiva de 1939-1940 entre la tendencia proletaria y la pequeñoburguesa de nuestro movimiento.”

[2] Max Shachtman (1903-1972): fundador de la Oposición de Izquierda norteamericana y del Socialist Workers Party, editó varios libros y folletos de Trotsky. Las cartas en que Trotsky lo critica por el papel desempeñado como delegado de la Oposición de Izquierda en Europa están reproducidas en Escritos 1932. Rompió con el SWP en 1940 para fundar el Workers Party [Partido Obrero], llamado luego Independent Socialist League [ISL Liga Socialista Independiente]. En 1958 ingresó, junto con los despojos de la ISL, en el ala derecha de la socialdemocracia norteamericana.

[3] Martín Abern (1898-1949): fundador del PC de Estados Unidos y luego de la Oposición de Izquierda y del SWP junto con Shachtman. Rompió con el SWP en 1940 para formar el Partido Obrero, en el que permaneció hasta su muerte.

[4] James P.Cannon (1890-1974): dirigente del International Workers of the World (IWW), luego del ala izquierda del Partido Socialista de Eugene Debs y posteriormente fundador del PC norteamericano. Se convirtió en partidario de la Oposición de Izquierda en 1928, cuando asistió al Sexto Congreso de la Comintern en Moscú y leyó la crítica de Trotsky al proyecto de programa de la misma. Ese mismo año fue expulsado del PC por expresar su solidaridad con Trotsky; fue fundador de la CLA y luego del SWP y la Cuarta Internacional.

[5] Gerry Allard: editor del periódico The Progressive Miner [El minero progresista], publicado por una organización minera clasista del estado de Illinois, rompió con la CLA a fines de 1933. En 1934 ingresó al Partido Obrero Norteamericano que se fusionó poco después con la CLA par formar el Partido Obrero de Estados Unidos. La mayoría de sus militantes ingresó al PS en 1936, Allard siguió en el PS después de 1937, cuando el ala izquierda fue expulsada del partido y formó el SWP.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?