Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

Saludos a The Red Flag[1]

 

 

19 de mayo de 1933

 

 

 

Estimados camaradas:

 

Ustedes comenzaron a publicar una pequeña revista mensual, The Red Flag [La bandera roja]. Es un modesto avance al que esperamos que sigan otros.

El avance del comunismo en Gran Bretaña no corresponde con el grado de decadencia del capitalismo británico. Las tradiciones conservadoras de la política británica, incluida la política de la clase obrera, no bastan por sí mismas para explicar el fenómeno. Solo decimos la verdad y nadie puede desmentirnos cuando afirmamos que el factor que más ha contribuido a detener el avance del comunismo británico en los últimos años ha sido, desgraciadamente, la dirección del Partido Comunista británico. Desde luego, ésta no actuó por cuenta propia; obedeció ciegamente las órdenes de los líderes de la Comintern, lo que no libra a la burocracia comunista británica de su responsabilidad ni minimiza los daños que causó.

El estudio crítico de la política que aplicó el Partido Comunista británico en los últimos ocho o diez años es una tarea sumamente importante para la educación de la propia Oposición de izquierda. Deben estudiar y digerir cuidadosamente las publicaciones oficiales del partido correspondientes a este período para analizar su línea respecto a los principales problemas estra­tégicos: su actitud hacia el Partido Laborista, hacia los sindicatos, hacia el Movimiento Minoritario,[2] hacia la revolución colonial, hacia la política del frente único, hacia el Partido Laborista Independiente [ILP],[3] etcétera. La mera selección de las citas más importantes y su publicación en orden cronológico revelaría no sólo las flagrantes contradicciones de la "línea general" sino también la lógica interna de dichas contradicciones, es decir, los violentos cambios de rumbo de la burocracia centrista entre el oportunis­mo y el aventurerismo. Cada uno de estos zigzags tácticos empujó a los comunistas simpatizantes y amigos en potencia a la izquierda, a la derecha y finalmente al pantano de la indiferencia. Podemos decir sin exagerar que el Partido Comunista británico se convir­tió en un pantano político y sólo mantuvo su influencia sobre el sector de la clase obrera que cayó en él empu­jado por la descomposición del capitalismo y del reformismo.

Además de la nueva publicación impresa, disponen ustedes de un boletín mimeografiado (¡muy bien mimeografiado!), The Communist [El comunista].

Sería muy oportuno que dedicaran el mayor espacio posible de esta publicación al examen de la política del Partido Comunista británico según los lineamien­tos señalados más arriba y también a la discusión de los problemas en debate en el seno de la propia Oposición de izquierda. Mientras trabajamos pacientemente para ampliar nuestra influencia entre los obreros, debemos abocarnos a la educación teórica y política de nuestras propias filas. Nos espera un camino largo y trabajoso. Necesitamos, para ello, cuadros de primera línea.

Les deseo éxito, de todo corazón.

 

León Trotsky



[1]  Saludos a The Red Flag The Militant, 22 de julio de 1933.

[2] El Movimiento Minoritario: tendencia de izquierda que existía en la central obrera británica en los años 20. Aunque la creó el PC, no era una verdadera alternativa a los burócratas sindicales de izquierda’’, que Moscú cortejaba a través del Comité Sindical Anglo-Ruso.

[3] El Partido Laborista Independiente [ILP, Independent Labour Party]: fundado en 1893, desempeñó un rol de primera magnitud en la creación del Partido Laborista, al que estaba afiliado y en el que generalmente mantenía posiciones de izquierda. La mayoría de los dirigentes laboristas de la década del 20 provenían de sus filas. Fue expulsado del partido en 1931 y durante un tiempo gravitó hacia el stalinismo. A mediados de la década del 30 se afilió a la Comunidad Internacional del Trabajo pero luego volvió al Partido Labo­rista.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?