Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

Un periódico del capital financiero habla sobre "el trotskismo"[1]

 

 

13 de agosto de 1933

 

 

 

Llamamos la atención de todos los comunistas re­flexivos sobre el cable de su corresponsal en Moscú que publicó Le Temps el 13 de agosto.[2] Parece haber sido escrito directamente en el despacho de Stalin. Trotsky "no volverá de ningún modo a la Unión So­viética"; "Trotsky nunca fue amigo del campesinado"; "no hay reconciliación posible entre la política de Trotsky de revolución permanente y la política del [...] socialismo en un sólo país". Es evidente que todo esto no se dice para asustar a la burguesía sino, por el contrario, para tranquilizar a la burguesía francesa.

Para engañar a los obreros extranjeros Stalin ordena a la prensa comunista oficial de Occidente decir que Trotsky es un aliado, un puntal y una esperanza de la burguesía mundial. Pero el corresponsal de Le Temps asegura a la burguesía francesa, repitiéndolo con bas­tante frecuencia, que "Trotsky no tiene programa, ni seguidores, y su nombre ya no provoca ningún eco en las masas rusas" En otras palabras, el periódico del capital financiero no pretende exagerar la influencia de su supuesto "aliado"; por el contrario, calma a burguesía francesa garantizándole el triunfo total y abso­luto del [los partidarios del] socialismo en un solo país sobre [los de] la revolución permanente. El sentido político del cable de Le Temps se aclara plenamente con la visita de Herriot[3] a la URSS y relacionándolo en ge­neral con la política de acercamiento entre la burguesía francesa y la burocracia stalinista.

Sin embargo, lo más significativo del cable es su conclusión: "fuentes absolutamente bien informadas nos aclaran que aún en el caso de que se arrepintiera, como lo hicieron Kamenev y Zinoviev […],[4] sería im­posible acordarle [a Trotsky] el permiso para volver a la URSS". Para cualquier persona políticamente infor­mada esto sólo puede significar que Stalin, "la fuente absolutamente bien informada", se comprometió formalmente ante el agente del capital financiero francés a no admitir a Trotsky en la URSS aún si éste firmara una carta de arrepentimiento. "Sin embar­go -agrega al pasar el corresponsal- no entra en las características de Trotsky firmar ese tipo de cartas."

Le Temps elude cuidadosamente la contradicción de por qué "sería imposible acordarle [a Trotsky] el permiso para volver a la URSS", aún si se arrepintiera, si carece de programa, de seguidores y está aislado de las masas. El experto corresponsal acató la disciplina política y no le planteó ninguna pregunta embarazosa a "la fuente absolutamente bien informada". Stalin hizo la hermética promesa: el mercado bursátil francés no tiene nada que temer de un acercamiento con Moscú; "Trotsky no será admitido en la URSS en nin­guna circunstancia". Ayer Stalin le hizo este planteo a Hitler; hoy se lo hace a Le Temps.[5]

Una vez más, que los stalinistas consideren bien este notable documento. No es la cháchara de la prensa amarilla. No en vano Jaurés dijo una vez:[6] "Le Temps es la burguesía hecha periódico".



[1] Un periódico del capital financiero habla sobre "el trotskismo". The Militant, 2 de septiembre de 1933, donde apareció con el título de Le Temps y Stalin contra Trotsky. Sin firma.

[2] Le Temps (El Tiempo) en la década del 30 era un vocero oficioso del gobierno francés.

[3] Edouard Herriot (1872-1957): dirigente del burgués Partido Radical (o Radical-Socialista), que en la década del 20 se caracterizó fundamentalmente por su política de acuerdos con el Partido Socialista (Bloque de Izquierda), forma primitiva del Frente Popular. En un folleto de 1935, Edouard Herriot, el político del justo medio, Trotsky lo considera "la figura central de la vida política de Francia".

[4] León Kamenev (1883-1936) y Gregori Zinoviev (1883-1936): viejos bolcheviques y ex miembros del Buró Político. En 1923 iniciaron junto con Stalin la cruzada contra "el trotskismo", pero en 1925 rompieron con Stalin y formaron un bloque con la Oposición de Izquierda hasta que en 1927 fueron expulsados del partido. Capitularon cuando Trotsky fue internado en Alma-Ata. Expul­sados nuevamente en 1932, volvieron a arrepentirse. En 1936 ambos fueron incluidos en el primer juicio de Moscú y ejecutados.

[5] Poco antes de que Trotsky abandonara Turquía, se corrió el rumor de que estaba por regresar a la URSS y que esto implicaba un cambio en la política exterior soviética. Después que la prensa nazi se interesó en el rumor, la agencia noticiosa soviética TASS lo negó en el extranjero, aunque esta negativa no se publicó dentro de la URSS (ver Escritos 1932-1933).

[6] Jean Jaurés (1859-1914): destacado socialista francés, orador y pacifista; fue asesinado a comienzos de la Primera Guerra Mundial.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?