Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

Los prisioneros revolucionarios de Stalin[1]

 

 

15 de enero de 1936

 

 

 

Las cartas y documentos recientemente publicados por los camaradas Tarov y Ciliga han servido para estimular un enorme interés por la represión a los com­batientes revolucionarios a manos de la burocracia so­viética. A dieciocho años de la Revolución de Octubre, en una época en que, según la doctrina oficial, el socia­lismo es una realidad "definitiva e irrevocable" en la URSS, aquellos revolucionarios enteramente consagra­dos a la causa del comunismo que no reconocen el dogma de la infalibilidad stalinista sufren años de cárcel, encierro en campos de concentración, trabajos forzados, tortura física cuando resisten, fusilamiento en casos de intentos de evasión reales o ficticios, o bien, son conducidos deliberadamente al suicidio. Cuando cientos de prisioneros, en protesta contra las condi­ciones intolerables, recurren al terrible método de la huelga de hambre, la burocracia los somete a alimenta­ción forzada y luego los coloca en situaciones aún más horribles. Cuando ante la falta de otros medios de pro­testa, algunos revolucionarios se cortan las venas, los agentes de la GPU, es decir los agentes de Stalin, "salvan" sus vidas para demostrarles con renovada brutalidad que en verdad no tienen salvación alguna.

En medio de este panorama horrible, la crónica del camarada Ciliga introduce un elemento sumamente trágico. Ciliga era uno de los dirigentes de la sección yugoslava de la Comintern. En otras circunstancias, al surgir diferencias entre los dirigentes de un partido se hubiera recurrido a la discusión, al congreso extraordi­nario y en casos extremos, a la ruptura. No sucede así en la Comintern. La camarilla de Moscú envía sus ins­trucciones al Comité Central de la sección nacional. Este a su vez le solicita a Moscú que lo libere de la Opo­sición. Stalin ordena a los oposicionistas que se trasla­den a Moscú y, tras un intento sumario de "convencerlos", ordena su arresto, incomunicación y exterminio físico por distintos medios. Entre los cientos de fusila­dos por su "participación" en el caso Kirov -que en la mayoría de los casos no tuvieron nada que ver- se encuentran varios militantes de la Oposición de Bulga­ria y otros países. Así, el derecho de asilo para los refu­giados revolucionarios está condicionado por el compro­miso de renunciar al derecho de opinión independiente. El llamado a Moscú para una "conferencia" resulta, una y otra vez, una trampa traicionera. Si el "criminal" escapa, encarcelan a su esposa, hija o hijo. En estos casos, los métodos de los agentes stalinistas coinciden con las mejores tradiciones del gangsterismo norteamericano.

Los partidos que se autotitulan Comunistas, no sólo disimulan estas canalladas sin precedentes de los se­ñores Mariscales y Supermariscales -canalladas en las que participan directamente los dirigentes de algunas secciones de la Comintern-, sino que, para colmo, la prensa de la Comintern trata de atribuirlas a las propias víctimas. Porque, vean ustedes, no se trata simplemente de militantes de oposición, bolche­viques que se rebelan contra las arbitrariedades de Stalin y contra la degeneración patriótica de la Comin­tern. No; no cabe duda de que son "terroristas", parti­cipantes en un complot contra la sagrada persona del Líder o de uno de sus mariscales, en fin, agentes del espionaje extranjero, lacayos de Hitler o del Mikado. A Zinoviev y Kamenev los cogieron en flagrante delito: criticaron (¡en privado!) el ritmo aventurerista de la colectivización, que condujo a la destrucción insensata de millones de personas. Si el caso hubiera estado en manos de un auténtico tribunal proletario, los aventure­ros-colectivizadores sin duda hubieran dado con sus huesos en la cárcel. Pero el tribunal de Stalin y Iagoda condenó a Zinoviev y Kamenev a diez años de presidio por... ¡un acto terrorista en el que no participaron, ni hubieran podido participar!

 

Hasta hace apenas dos años la prensa socialdemó­crata, laborista y sindical difundía ávidamente todas las noticias, reales y ficticias, de los crímenes de la buro­cracia soviética, con el fin de desprestigiar a la Revolu­ción de Octubre en su conjunto. En la actualidad, se ha producido un viraje de ciento ochenta grados, al menos en Europa. La política del "frente único" social-patriota se ha trasformado en la conspiración de si­lencio recíproco. En los países donde no existe frente único debido a la poca importancia de los partidos comunistas, las organizaciones reformistas prefieren no reñir con la cúpula del Kremlin, que al inscribir en su bandera la defensa de la Liga de las Naciones y de la patria democrática, se encuentra muchísimo más cerca de aquéllos que de los internacionalistas revolucio­narios perseguidos. La "defensa de la URSS" es la jus­tificación piadosa del silencio con respecto a los crímenes de la burocracia stalinista.

Corresponde mencionar aquí la categoría especial de los "amigos" profesionales del Kremlin: intelectua­les en busca de un ideal dorado, escritores que descu­bren las ventajas de la Editorial del Estado, abogados ávidos de publicidad y, por fin, los meros aficionados, atraídos por los viajes gratuitos y los banquetes de aniversarios Luego, estas personas, que en su mayoría son parásitos, trasmiten hacendosamente por los cuatro rincones del globo los inventos e insinuaciones que los agentes de la GPU susurran al oído de los "amigos" durante los heroicos banquetes en honor de la Revolu­ción de Octubre. ¡Bástenos mencionar el indigno papel que cumple un escritor tan destacado como Romain Rolland!

Sin embargo, la confraternidad entre la cúpula de la degenerada Comintern y la cúpula de la Segunda Inter­nacional empieza a provocar una reacción saludable. Un número creciente de obreros de vanguardia empieza a abrir los ojos. Los ejemplos de "moral socialista", tales como arrastrarse en el polvo ante los "líderes", la adulación bizantina, la creación de castas de coroneles, generales y mariscales "rojos", el culto reaccionario a la familia pequeñoburguesa, la resurrección del árbol de Navidad: todo esto obliga a los obreros conscientes de todos los países a preguntarse hasta qué grado habrá llegado la degeneración del estrato dominante de la Unión Soviética. Sobre este terreno del despertar de la conciencia crítica caen hoy los informes sobre los crímenes brutales perpetrados por la burocracia contra los revolucionarios que ponen en peligro sus sacros privilegios y se obstinan en repudiar el evangelio según Dimitrov, Litvinov y la Liga de las Naciones.

Las filas de los "criminales" engrosan constante­mente. En el curso de la última purga en el partido do­minante en la URSS (últimos meses de 1935), a partir de lo que se deduce de los datos oficiales hubo entre diez y veinte mil "trotskistas" expulsados. Por regla general, los expulsados pertenecientes a esta catego­ría son arrestados de inmediato y sometidos a las con­diciones que imperaban en los campos de trabajos forzados del zar. ¡Es necesario llevar estos hechos a conocimiento de la clase obrera del mundo entero!

Es cierto que aún en el presente encontramos en el movimiento obrero occidental no pocos activistas que se plantean con honestidad la pregunta: ¿no perjudica­rá a la Unión Soviética este tipo de denuncias? ¿No existe el peligro de que, al vaciar la bañera, arrojemos el bebé junto con el agua? Sin embargo, estos temores no tienen base alguna en la realidad.

La denuncia de las brutalidades que los stalinistas perpetran contra los revolucionarios, ¿puede perjudicar a la Unión Soviética ante los ojos del mundo burgués?

Todo lo contrario: toda la burguesía, incluidos los guar­dias blancos en el exilio, ven en la ofensiva stalinista de exterminio contra los bolcheviques-leninistas y otros revolucionarios la mejor garantía de "normalización" del régimen soviético. La prensa capitalista seria y responsable del mundo entero aplaude unánimemente la lucha contra los "trotskistas". ¡Que nadie se extra­ñe! Litvinov, junto con los representantes de la reacción mundial, integra la Comisión de Ginebra para la lucha contra el "terrorismo"[2]. Aquí no se trata, desde luego, de combatir el terror gubernamental contra los obreros revolucionarios, sino de combatir al vengador indivi­dual que dispara contra el tirano con o sin corona. Es sabido que los marxistas siempre rechazaron y rechazan implacablemente el método del terror indivi­dual. Pero eso jamás nos impidió solidarizarnos con Guillermo Tell contra el déspota austríaco Gessler. En cambio, la diplomacia soviética discute ahora con los Gesslers la mejor manera de exterminar a los Tells. Al participar en la persecución internacional a los terroristas, Stalin complementa del mejor modo po­sible su propia persecución a los bolcheviques. Es evi­dente que nuestras denuncias sólo servirán para aumentar la confianza que Stalin les merece a la Liga de las Naciones, al gobierno de Estados Unidos, e inclu­sive a Hitler.

Tampoco tenemos por qué temer a la burocracia obrera reformista de los países burgueses. Los burócra­tas reformistas conocen perfectamente bien los actos de la represión stalinista, pero desde hace dos años los silencian deliberada y maliciosamente. Sea como fuere, nuestras denuncias no disminuirán la estima que León Blum, Otto Bauer, Sir Walter Citrine, Vandervelde y compañía sienten por la burocracia soviética; se trata de una amistad interesada, dirigida en primer término contra el ala izquierda, revolucionaria.

Por último, están las masas trabajadoras. La ma­yoría de los obreros son partidarios sinceros y honestos de la Unión Soviética, aunque no siempre saben expre­sarlo en la acción. Para las masas resulta difícil orien­tarse en este problema porque los aparatos burocrá­ticos, elevados por encima de ellas, las engañan cons­tante y hábilmente. De manera que el problema se reduce al siguiente interrogante: ¿Tenemos el deber de decirles la verdad? Para un marxista, plantear este interrogante es hallar la respuesta. La revolución no necesita amigos ciegos ni aliados con los ojos vendados.

Los obreros, no son niños. Son capaces de apreciar al mismo tiempo las conquistas colosales de la Revolu­ción de Octubre y la pesada herencia histórica que se ha coagulado sobre su cuerpo, bajo la forma de una horrenda úlcera burocrática. ¡Un revolucionario que teme decirle a las masas lo que sabe, es un inútil! Dejemos la duplicidad para los patriotas del parlamen­to, los idealistas de salón y los curas. ¿Acaso los "Amigos de la Unión Soviética" y otros filisteos no dirán que nos movemos sobre la base de consideraciones ma­liciosas de tipo "fraccional", incluso "personal"? Por supuesto que sí. Pero, por suerte, todavía no nos hemos desacostumbrado a considerar a los filisteos y a su opinión pública con absoluto desprecio. No se pue­de preparar el futuro embelleciendo el presente. Para ser leales a la Revolución de Octubre debemos denun­ciar sin piedad y, en caso de necesidad, cauterizar sus llagas. La mentira es un arma de la clase poseedora. Hoy también es un arma en manos de la burocracia soviética. Los oprimidos necesitan conocer la verdad. Los obreros deben saber toda la verdad respecto de la Unión Soviética para que los acontecimientos próximos no los tomen desprevenidos.

Debemos difundir a los cuatro vientos, a través de todas las publicaciones honestas, las noticias sobre las viles represiones que sufren los revolucionarios pro­letarios honestos en la Unión Soviética. Por eso, nues­tra tarea principal e inmediata es: aliviar la suerte de las decenas de miles de víctimas de la saña burocrá­tica. Debemos ayudarlos por todos los medios que surjan de la situación y que brinde nuestro deseo ar­diente de salvar a los heroicos combatientes. Si cumpli­mos esta tarea, ayudaremos a los trabajadores de la Unión Soviética y del mundo entero a dar un paso más en el camino de su emancipación.



[1] Los prisioneros revolucionarios de Stalin. New Militant, 1° de febrero de 1936, donde apareció bajo el título "¡Que los obreros sepan la verdad acerca de la persecución a revolucionarios en la Unión Soviética!"

[2] Véase en este tomo la Carta de Trotsky al tribunal de la Liga de las Naciones contra el terrorismo, fechada 22 de octubre de 1936.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?