Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

Una vez más sobre la sección soviética[1]

 

 

Publicado en abril de 1936

 

 

 

En un informe público del 30 de diciembre de 1935, Jruschov, dirigente de la organización de Moscú[2], la más grande e importante del partido, se jactó del éxito con que había culminado el control de credenciales par­tidarias. Los enemigos del partido quedaron desenmas­carados: "trotskistas, zinovievistas, espías, kulaks, ofi­ciales blancos". ¡El orden de aparición de las categorías de expulsados es en verdad notable! En Moscú, los kulaks y guardias blancos ocupan el último puesto: fueron liquidados hace ya tiempo por las anteriores purgas en la capital. No es necesario que nos extenda­mos en la categoría especial de los "espías". Los blan­cos principales de la purga en Moscú fueron los trots­kistas y zinovievistas. ¡Pero en la ciudad fueron expul­sados nada más ni nada menos que 9.975 militantes del partido, sin contar al distrito en su conjunto!

En Leningrado fueron expulsadas 7.274 personas, Jdanov, dirigente del partido en Leningrado[3], anun­ció que los "zinovievistas contrarrevolucionarios ocu­pan un lugar destacado (!) entre los expulsados". Es sabido que en Leningrado la Oposición de Izquierda tenía tradicionalmente un tinte zinovievista, que se debe haber acentuado después del encarcelamiento de Zinoviev. Si los zinovievistas ocupan un "lugar desta­cado" entre más de siete mil, es evidente que no se trata de un par de decenas o de cientos. Precisamente por eso el informante se cuidó de mencionar la cifra exacta.

Además de "trotskistas" y de "zinovievistas", Jdanov se refiere vagamente a "oportunistas de todo tipo". Probablemente este rótulo abarca a los miem­bros del partido que resistieron los excesos burocrá­ticos del movimiento stajanovista. No cabe duda de que los grupos de oposición obrera se han visto reanimados precisamente por las nuevas presiones ejercidas sobre los obreros, que vienen acompañadas de nuevos y monstruosos privilegios para la burocracia y la "mejor gente". Es de notar que ni Jruschov ni Jdanov mencio­naron a los mencheviques ni a los socialrevolucio­narios.

Anteriormente tuvimos ocasión de decir que en los últimos meses de 1935 fueron expulsados no menos de diez mil, y probablemente cerca de veinte mil, bolcheviques-leninistas del partido (Sin contar a los postulantes y a la Juventud Comunista). Los informes posteriores de Jruschov y Jdanov nos permiten concluir que en ambas capitales fueron expulsados no menos de diez mil "trotskistas" y "zinovievistas".

Las listas generales de las categorías de expulsados, los informes individuales, artículos y notas no hacen una sola mención a los grupos "Centralismo Democrá­tico" y "Oposición Obrera". Es probable que algunos militantes aislados de estos grupos hayan sido expul­sados, pero eran tan escasos que se los incluyó en la categoría general de "otros". Este hecho reviste una gran importancia política. Con el mantenimiento de la socialización de los medios de producción y la colecti­vización de la abrumadora mayoría del campesinado, las conquistas económicas y culturales de la Unión Soviética demuestran claramente que las bases sociales creadas por la Revolución de Octubre no están destrui­das, a pesar de la amenaza de degeneración burguesa de la capa dominante, y que dichas bases pueden crear las premisas necesarias para la sociedad socialista del futuro.

Colocar a la URSS en el mismo plano que los estados capitalistas es arrojar al bebé junto con el agua de la tina. La vanguardia obrera quiere arrojar el agua buro­crática, pero salvar y criar al bebé. Es por eso que, ha­ce años, cuando la situación era mucho más difícil, el movimiento de oposición de la clase obrera se negó a seguir a los mencheviques. Por eso le vuelve la espalda hoy a la Oposición Obrera, a Centralismo Democrático y a todos los que tratan de presentar las viejas posiciones mencheviques desde la "izquierda". En ello encontramos la confirmación irrefutable de nuestro pro­grama, avalado tanto por la teoría como por la prácti­ca. La lucha contra la casta burocrática y el régimen de privilegios, la lucha por el futuro socialista del país, la lucha por la revolución mundial, se realiza en la URSS bajo la bandera bolchevique-leninista, solamente bajo esa bandera.



[1] Una vez más acerca de la sección soviética. New Militant, 2 de mayo de 1936. Firmado "L.T."

[2] Nikita Jruschov (1894-1971): primer secretario de la organización par­tidaria de Moscú en 1935 y miembro del Buró Político a partir de 1939. Después de la muerte de Stalin (1953) fue primer secretario del Comité Central e inició la campaña de "destalinización". Fue depuesto en 1964.

[3] Andrei Jdanov (1896-1948): aliado de Stalin a partir de 1923, rempla­zó a Kirov a la cabeza de la organización partidaria de Leningrado en 1935. Fue miembro del Buró Político de 1939 a 1948. Murió en circuns­tancias misteriosas.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?