Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

Cómo luchar contra la Guerra[1]

 

 

17 de noviembre de 1937

 

 

 

Queridos amigos:

 

Ustedes me sugieren que tome parte en su campaña contra la guerra. Permítanme limitarme a unas pocas palabras.

Con el fin de luchar contra la guerra, es necesario comprender claramente los factores que la causan. También lo es el saber las leyes de desarrollo de la sociedad contemporánea, es decir imperialista. El análisis marxista de la guerra y de los medios para luchar contra ella, fueron expresados en el folleto programático del Secretariado Internacional, La guerra y la Cuarta Internacional. Este panfleto debería ser objeto de un estudio cuidadoso y serio entre los jóvenes.[2]

La lucha contra la guerra es inseparable de la lucha de clases del proletariado. Una irreconciliable conciencia de clase es la primera condición para la lucha exitosa contra la guerra. Los peores destructores de la conciencia de clase y los peores saboteadores de la lucha revolucionaria en este momento son los llamados “comunistas”. Esta gente esta “luchando” contra la guerra, solamente en Alemania, Italia y Japón, es decir, en aquellos países donde son insignificantes mientras que en los llamados países democráticos, es decir, donde la burguesía les permite existir sin molestarles, los “comunistas” son en este momento, los primeros agitadores a favor de la guerra imperialista.

Estos caballeros celebran conferencias pacifistas, banquetes y desfiles, para encubrir su trabajo traicionero. Junto con arribistas parlamentarios, sacerdotes de diversas iglesias y aburridas damas liberales, elevan al cielo esporádicas oraciones por la paz. Este pacifismo de salón y bazar de iglesia, no puede evocar otra cosa que desagrado, en todo miembro atento de la clase trabajadora. Por esta razón, la lucha contra la guerra debe empezar y terminar con el desenmascaramiento del papel traicionero de la Comintern, que se ha transformado finalmente en un agente de la burguesía imperialista. La Segunda Internacional no es mejor, por supuesto. Pero está menos comprometida y por lo tanto es menos peligrosa. Deja el trabajo más cínico y vergonzoso a la Comintern, la cual surje ya en España como el carnicero abierto y directo de la revolución.

Luchar contra la guerra significa sobre todo, construir la nueva internacional, consolidar sus filas, y templar sus cuadros.

 

Calurosamente, les deseo éxito en este trabajo.



[1] Cómo luchar contra la guerra. Sólo una parte de esta carta a los editores de Challenge of Youth [Desafío de la Juventud] fue publicada en dicho periódico, el 20 de setiembre de 1940. El resto fue traducida de ruso para este volumen [de la edición norteamericana] por Marilyn Vogt, con permiso de la Biblioteca de la Universidad de Harvard. Challenge of Youth era el periódico de la Liga Socialista de los Jóvenes, suspendido cuando la mayoría de la organización rompió con la socialdemocracia y se unió a la Cuarta Internacional en el verano de 1937, cuando el ala izquierda del Partido Socialista fue expulsada del mismo y comenzó a organizar el SWP [Partido Socialista de los Trabajadores]. Challenge continuó como periódico de la Cuarta Internacional hasta la primavera de 1940, cuando una mayoría de la YPSL [Liga Socialista de los Jóvenes] se dividió bajo la dirección de Max Shachtmam y James Burnham.

[2] Secretariado Internacional (SI) era la dirección administrativa del movimiento trotskista internacional.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?