Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

Saludos a James P. Cannon[1]

 

 

20 de enero de 1937

 

 

 

Estimado camarada Cannon:

 

La marcha de los acontecimientos nos ha convertido en vecinos, sólo cuatro días de viaje nos separan. Nata­lia y yo nos encontramos en México desde hace diez días. En varias ocasiones quise escribirle para informarle de nuestro arribo y enviarle a usted y a su esposa los mejores saludos de dos nuevos ciudadanos del Nuevo Mundo. Pero no le resultará difícil imaginar el caos que nos rodea y, en cierta medida, nos penetra: tantos amigos viejos y nuevos, nuevas impresiones, nuevos achaques. Natalia sufrió un ataque de Malaria que duró tres días. Desde hace dos días se encuentra mejor. Durante toda la travesía (veintiún días) el problema que más me desveló fue el de encontrar una mecanógrafa rusa en México, elemento indispensable para mi trabajo. Felizmente, el problema está solucio­nado. He vuelto a trabajar, he recuperado el equilibrio, y puedo escribirle.

Los cinco camaradas norteamericanos que tanto nos ayudaron volverán próximamente a Estados Unidos. Está con nosotros el camarada francés van Heijenoort, a quien usted conoce. Los camaradas de Nueva York proponen enviar al camarada Bernard Wolfe para que permanezca aquí durante algún tiempo. También está dispuesto a venir el camarada checoslovaco Frankel; pero no hemos tomado una decisión definitiva al res­pecto.[2]

Diego Rivera, quien tanto se esforzó para conseguir nuestra visa, enfermó debido al exceso de trabajo; está en el hospital, atacado por una infección maligna. Desgraciadamente su resistencia a la enfermedad es insuficiente, y su estado nos tiene a todos muy deprimidos.

Shachtman me aseguró que su salud mejoró mucho en California y usted imaginará cuánto nos complace saberlo.

Vi con gran alegría los primeros cuatro números de su periódico [Labor Action]. ¡Es un gran comienzo! Y si obtienen los medios materiales para seguir publicándolo será un gran éxito.

¿Tiene usted poder suficiente en California como para obtenerme una pequeña visa para visitarlo allí... solamente por un par de días? En caso contrario, ¿Podemos esperar una visita suya en el hospitalario México en un futuro próximo? Tanto a Natalia (quien habla de usted con mucho cariño) como a mí nos gustaría mucho.

Los camaradas norteamericanos estuvieron tan ocupados con los problemas prácticos que nos quedó muy poco tiempo para discutir la situación de Estados Unidos Shachtman me trazó un panorama muy general sobre los éxitos logrados y mencionó brevemente algunas de las diferencias surgidas en el último periodo; de más está decir que no puedo formular una opinión por el momento. Sea como fuere, me complacería recibir un informe suyo acerca del trabajo en California, sus opiniones respecto de la situación y las perspectivas.

Mi libro La revolución traicionada aparecerá en Nueva York próximamente, espero. Naturalmente, le enviaré un ejemplar y aguardaré su opinión. En este momento estoy terminando un folleto, en ruso, sobre los procesos de Moscú. Su aparición está prevista para la primavera en Nueva York.

En sobre aparte le envío una fotografía tomada con Diego Rivera. Reciban usted y la camarada Rose los mejores saludos y deseos de Natalia y míos.[3]

 

Suyo.

 

L. Trotsky



[1] Saludos a James P. Cannon. Del archivo de James P. Cannon, con autorización de la Library of Social History de Nueva York. James P. Cannon (1890-1974), uno de los fundadores del PC norteamericano y, tras su expulsión de éste en 1928. de la Oposición de Izquierda. Fue diri­gente del movimiento trotskista norteamericano e internacional hasta su muerte. Se habla trasladado de California a Nueva York en 1936, cuando los trotskistas norteamericanos resolvieron entrar al Partido Socialista para ganar al sector que se desplazaba hacia la izquierda. En el PS los trotskistas organizaron el Bloque Manifiesto o Asociación Manifiesto, así llamada por su boletín mensual, Socialist Appeal [Manifiesto Socialis­ta]. El grupo tenía su centro en Nueva York, y en ocasiones habla dife­rencias entre los dirigentes con respecto a la línea y a las tácticas del mismo. Por ejemplo, los dirigentes neoyorquinos desaprobaron la inicia­tiva de Cannon de lanzar el periódico socialista de la costa Oeste, Labor Action [Acción Obrera]. Cannon volvió a Nueva York a mediados de 1937, cuando los dirigentes del centro y de la derecha socialistas empezaron la campaña de expulsión de los trotskistas.

[2] Bernard Wolfe (1915): norteamericano, trabajó durante ocho me­ses en el secretariado de Trotsky en México en 1937. Es el autor de la novela The Great Prince Died [El gran príncipe ha muerto] (Nueva York, Charles Scribner’s Sons, 1957), basada en el asesinato de Trotsky. Jan Frankel (1906), militante de la Oposición checoslovaca a partir de 1927, fue a trabajar con Trotsky como secretario y guardaespaldas en 1929. En 1933 fue a trabajar con el SI en París. En 1934 la policía france­sa lo arrestó y deportó a Checoslovaquia. En 1935 fue a Noruega a tra­bajar con Trotsky pero, pocos meses más tarde, la policía noruega lo deportó a Checoslovaquia, se reunió con Trotsky nuevamente en 1937, esta vez en México. El y Trotsky fueron los únicos testigos que declararon ante la Comisión Dewey en abril de 1937, en las audiencias sobre los procesos de Moscú. Se trasladó a Estados Unidos en 1937 y rompió con la Cuarta Internacional en 1940 para unirse al Workers Party de Shachtman.

[3] Rose Karsner (1889-1968): fundadora del PC y luego de la Oposición de izquierda en EE.UU. Fue colaboradora política y compañera de Cannon desde 1924 hasta su muerte.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?