Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

Optimista con respecto al futuro[1]

 

 

2 de octubre de 1937

 

 

 

Estimado camarada Abern:

 

Le doy sinceras gracias por su carta del 26 de setiembre. El contenido de la misma me da un cuadro más preciso de su posición y perspectivas. Por lo que veo, usted no cree que sea necesario ni deseable discutir si el entrismo en el Partido Socialista fue una buena medida o no. Por lo que entiendo, usted quiere que la discusión se limite a ciertas medidas tácticas dentro del Partido Socialista. Me resulta difícil imaginar la posibilidad de separar los problemas tácticos, concretos, que surgieron durante el entrismo, de los problemas del propio entrismo. Por ejemplo, también yo tengo algunas objeciones respecto de ciertas medidas tomadas por nuestros camaradas dentro del PS. Pero mis objeciones a las distintas medidas poseerían distinto peso específico que las mismas objeciones planteadas por un camarada que se hubiera opuesto al entrismo, aunque no fuera “por principio”. La crítica de la ex minoría inmediatamente obligará al representante de la ex mayoría a plantear la siguiente pregunta: quizás en este caso tuvimos una posición equivocada, pero ¿qué dicen ustedes respecto de vuestro error con respecto al entrismo? Una discusión supone la existencia de dos participantes como mínimo, y por regla general nadie está dispuesto a permitir que la discusión se limite a las cuestiones que favorecen al adversario.

Releo su carta una vez más y observo que quien mencionó la necesidad de discutir ciertas medidas incorrectas en el PS no fue usted sino, si la memoria no me falla, el camarada Glotzer. Por mi parte, jamás me opondría a una discusión en torno a los dos problemas, que me parecen indisolublemente ligados. Aquí sólo se trata de las proporciones y del carácter de la discusión. Dedicar media hora o una hora a todo el asunto para que el informe refleje ciertos matices me parece totalmente justo, inclusive, quizá, aconsejable. Pero concuerdo plenamente con usted en que todo, o prácticamente todo, el tiempo debería estar dedicado a las nuevas tareas del partido.

Me alegra saber que la administración de New International estará en sus manos, como originalmente. New International era un arma poderosa de la Liga [Comunista] y producía la mejor de las impresiones en todo sentido. Me daba la impresión de que la circulación, que no es menos importante que la redacción, estaba organizada de manera excelente, cosa que en las publicaciones revolucionarias suele ser la excepción y no la regla. Para terminar esta carta, repito que soy muy optimista con respecto al futuro de nuestra sección norteamericana.

Reciban usted y Lydia los mejores saludos de Natalia y míos.

 

Fraternalmente,

 

L. Trotsky



[1] Optimista con respecto el futuro. Del archivo privado de Albert Glotzer. Se publica con su autorización.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?