Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

Periódicos de fábrica y periódico teórico[1]

 

 

27 de enero de 1938

 

 

 

Recibí su paquete de periódicos de fábrica y hojas volantes, etcétera. En realidad es la única manera apropiada de llegar a las masas menos educadas, mientras se ahonda y mantiene continuamente su comprensión teórica. Es necesario cierto tipo de “centralismo democrático” en la organización de propaganda escrita y de agitación. Acérquese usted a los trabajadores con las más simples demandas y consignas, las cuales brotan directamente de la vida en las fábricas. No se apresure a deducirlo todo en cada ocasión, es decir en cada artículo. Cada día tiene su tarea.

Pero con el fin de hacer este trabajo de masas disperso y descoordinado, el pensamiento del partido debe estar lo suficientemente centralizado y encontrar su inspiración diaria en un laboratorio donde todas las preguntas, aun las más complejas, se analicen y enfoquen sutilmente. El Banco de Francia se ve obligado en ciertas épocas a renovar sus reservas de oro de tal modo que el dinero en circulación no se devalúe por la inflación.

No sé cuál es la actual circulación de Lutte, pero hay miles de trabajadores en Francia que no solamente son capaces de entender un artículo que toma un punto de vista más amplio, sino que exigen a la prensa de los trabajadores respuestas profundas a las complejas preguntas planteadas por la situación mundial.

Recordemos la discusión con el grupo Molinier sobre “un periódico de masas”. El folleto de nuestro pobre N. Braun contiene un número de ideas excelentes sobre este tema.[2] Al transformar el órgano central del partido en cierto tipo de periódico de fábrica, ustedes nunca llegarán a las masas, y en cambio perderán su carácter político distintivo y con él, sus propios miembros.

El hecho de que Craipeau fuera capaz de conseguir una tercera parte (él dice que un 40 %) de los miembros del partido [en el segundo congreso del POI en el otoño de 1937] es un síntoma perturbador de degeneración política. Personalmente, Craipeau es un camarada excelente, dedicado pero me temo que se está moviendo más y más en la dirección de Vereecken, es decir hacia un atolladero.

Sigo la discusión del Comité Central belga con gran preocupación. Como dice el apóstol, se esfuerzan por los mosquitos y tragan camellos. Creo que las dificultades de la sección belga pueden explicarse hasta cierto punto por la falta de un periódico teórico en francés. La importancia de este problema no puede ser exagerada. Estos son tiempos borrascosos y las masas están intranquilas. Los trabajadores más inteligentes, que sobre todo tratan de entender lo que sucede, no estarán satisfechos con la sola repetición de las consignas comunes. Debe dárseles una respuesta completa. Una docena o un centenar de trabajadores de este calibre, que podamos ganar para nuestras ideas generales, pueden llevar miles y miles de trabajadores a nuestro movimiento.

Nada de esto está dirigido en forma alguna contra el trabajo masivo. Nuestro trabajo en los sindicatos es absolutamente decisivo. El peor error cometido por los camaradas de Borinage fue gastar su tiempo, energía y prestigio creando “sindicatos” para su propia satisfacción. Se inspiraron no en la experiencia de décadas, ni en las lecciones de los primeros cuatro congresos de la Tercera Internacional sino en el ejemplo de un burócrata sin programa ni principios como Sneevliet.

El trabajo en los sindicatos reformistas, repito, debería ser primero. Pero para que este trabajo pueda ser llevado a cabo de una manera verdaderamente revolucionaria, el partido debe tener un buen periódico central y uno teórico. ¿No cree que sería posible para la sección francesa unida a la belga (y posiblemente el grupo de Ginebra) mantener un periódico teórico mensual? ¿El “internacionalismo”, que se proclama verbalmente, es insuficiente para una empresa tal? Más aun, el problema se refiere a la existencia misma de las secciones francesa y belga.

No sé si los camaradas franceses tienen oportunidad de seguir la vida de nuestra sección en Estados Unidos. Ha progresado notablemente. El nivel de discusión era muy alto y la convención terminó en casi completo acuerdo y con la autoridad realzada de los dirigentes. Recuerdo el alarido de Sneevliet cuando los norteamericanos entraron al Partido Socialista. Despotricó contra la “Segunda Internacional”, el oportunismo, etcétera. Naturalmente Vereecken repitió todas estas acusaciones. Sin embargo, la sección norteamericana es la única que ha progresado apreciablemente y demostrado una verdadera madurez política.

 

Crux [Trotsky]

 

Acabo de recibir el número cuatro de Quatrième Internationale. Es muy alentador. Pero a pesar de todas las promesas solemnes no hay la más mínima esperanza de que el número cinco aparezca pronto. En mi opinión, la única manera de asegurar su publicación regular es con la colaboración de los belgas.



[1] Periódico de fabrica y periódico teórico. Bulletin Interieur, POI (Partido Internacionalista Obrero), sección francesa del Movimiento Pro Cuarta Internacional. ’I’raducido del francés para este volumen [de la edición norteamericana] por Richard Lesnik.

[2] Raymond Molinier (n. 1904): cofundador del grupo trotskista francés con el cual colaboró Trotsky hasta 1935, año en el que fue expulsado por haber violado la disciplina y publicar su propio periódico, el "periódico de masas" La Commune. En los años siguientes se hicieron numerosos intentos de reunificación pero sólo tuvieron éxito a mediados de la Segunda Guerra Mundial. La discusión sobre el "periódico de masas" se halla sustentada en los Escritos 35-36 (segunda edición de Pathfinder). Nicolle Braun, era Erwin Wolf. Su folleto, L’Qrgane de masse (El periódico de masas), con una introducción de Trotsky, fue publicado por el Secretariado Internacional. Trotsky lo llama “nuestro pobre N. Braun” debido a que había sido recientemente secuestrado y asesinado por la GPU en España.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?